43 millones de niños menores de cinco años en el mundo tienen sobrepeso u obesidad: OMS

168629209Muchos países de ingresos bajos y medios están descuidando la problemática del sobrepeso y la obesidad como amenazas para la salud pública, al tiempo que no luchan con eficacia contra la desnutrición, es por ello que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado una serie de directrices para evitar enfermedades derivadas de una mala nutrición.

En el mundo hay 43 millones de niños menores de cinco años que sufren de sobrepeso u obesidad, la mayoría de ellos en países desarrollados, pero la tendencia indica que cada vez más menores de países en desarrollo padecen esas enfermedades.

Según los datos de la OMS, el 7 por ciento de los 43 millones de niños con sobrepeso residen en Latinoamérica, otro 7 por ciento son africanos y un 5 por ciento asiáticos.

Los niños obesos tienen más tendencia a desarrollar esa dolencia en la edad adulta, por lo hay que atacar el problema desde la infancia.

Al mismo tiempo, más de cien millones de niños menores de cinco años están desnutridos y otros 165 millones son raquíticos, es decir: tienen una baja estatura para su edad.

Tanto la desnutrición como el sobrepeso derivan de una mala nutrición, de un no poder o no saber comer correctamente.

Es por ello que durante la Asamblea Mundial de la Salud de 2012 se decidió frenar el avance imparable de las consecuencias de una mala nutrición y se estableció que se crearían unas directrices que hoy han sido presentadas.

“Sabemos lo que hay que hacer, lo único que se necesita es que los países implementen los programas de concienciación y prevención”, señaló en rueda de prensa Francesco Branca, director del departamento de Nutrición de la OMS.

“Se da la circunstancia de que una mujer obesa puede padecer anemia o que un niño desnutrido y con bajo peso tenga sobrepeso, porque los desequilibrios alimenticios hacen que el cuerpo también se desequilibre y no absorba los alimentos correctamente”, explicó Branca.

Las directrices pretenden ayudar a los países a cumplir con el objetivo de que antes del 2025 se reduzca en un 40% el número de menores de cinco años raquíticos, así como que baje en un 50% el número de mujeres en edad de reproducción con anemia.

Además, los objetivos aspiran a que decrezca en un 30% el número de bebés con bajo peso, que no aumente la proporción de niños con sobrepeso y que progrese en un 50% el porcentaje de madres que amamantan exclusivamente durante los primeros seis meses de vida de sus hijos.

@noticiasmvs

Related Posts

El tipo de familia no influye en la identidad de género En la identidad de género de los niños no influye si sus padres son homosexuales
Estar soltero es peor para la salud que ser obeso La falta de interacción social daña a nuestra salud mental y física
La OMS retirará la transexualidad de la lista de trastornos en 2018 Aunque realmente se trata más bien de una celebración a medias
Los antibióticos para la gonorrea, sífilis y clamidia pierden eficacia Las tres infecciones aumentan entre dos y tres veces el riesgo de contraer el VIH

Tags: