Este cuerpo no es mío

Este cuerpo no es mío

Por. Daniel Rojo

Sabemos que el grado de civilización de una sociedad, es directamente proporcional a su grado de apertura mental, también sabemos que; cuando un grupo pretende imponer forzosamente su ideología a una sociedad, la diversidad y las tendencias se han presentado en todas las especies, y en el ser humano sucede de igual forma. El origen de esto, corresponde a las ciencias que estudian al ser humano, su comportamiento y principalmente su funcionamiento.

La diferencia entre el ser hombre o ser mujer, no radica en la anatomía, va más allá, en algunas personas existe una condición mental, en las cuales, su funcionamiento encefálico no corresponde al rol de género que deberían llevar según su anatomía, no es una patología, es una característica como poseer habilidad para las artes, ser diestro o ser mas alto que el promedio. Existen más causas para que una persona, rechace el género socialmente impuesto; y por ello es importante saber que son diferentes las preferencias íntimas con otra persona, el rol masculino o femenino y la anatomía que poseemos de nacimiento.

La legislación del distrito federal, establece la posibilidad para las personas que rechazan el género que se aprecia en su acta registral de nacimiento y que se perciban de una manera distinta, tramiten judicialmente un procedimiento especial para el levantamiento de acta por reasignación sexo-genérica, es decir, que sean reconocidos legalmente como se perciban mentalmente respecto de su rol de género.

Este procedimiento está regulado por el Código de Procedimientos Civiles para el Distrito Federal, pero para esto se deben de cubrir los requisitos establecidos en este ordenamiento, los cuales aún no están bien regulados y les menciono y analizo a continuación:

  1. Ser de nacionalidad Mexicana.
  2. Ser Mayor de edad o actuar a través de quien ejerza sobre la persona la patria potestad o tutela.
  3. Anexar a la demanda el dictamen que determine que es una persona que se encuentra sujeta al proceso de reasignación para la concordancia sexo-genérica con un mínimo de cinco meses, expedido por dos profesionistas o peritos que cuenten con experiencia en materia de procesos de reasignación para la concordancia sexo-genérica, uno de ellos deberá ser el profesionista a cargo del tratamiento del solicitante.

En esta última fracción, sólo requiere de cinco meses en proceso de reasignación, entendiendo esto como tratamientos hormonales e intervenciones quirúrgicas, pero en ningún lado nos expresa que debe existir la mutilación del pene en el caso de los hombres, de los senos en el caso de las mujeres o que ya cuenten con los nuevos genitales correspondientes al género al que desean ser reasignados. Además de estos requisitos, que hasta ahora son mínimos, se debe manifestar el nombre completo y sexo original de la persona, así como, el nombre sin apellidos y el sexo solicitado.

Aunque pareciere sencillo, no lo es, ya que como en todo juicio deberás ofrecer las pruebas pertinentes que comprueben el estado mental de rechazo con el género que posees anatómicamente, estas pueden ser, fotografías de tu notorio cambio, estudio psicológico que compruebe que la persona no se identifica con el género que posee de nacimiento, entre otras. Se notificará a las autoridades pertinentes para que estas manifiesten si existe alguna averiguación previa en tu contra, es decir, si pretendes realizar el cambio de género para evadir la comisión de algún delito o el cumplimiento de alguna obligación.

Durante el procedimiento, la persona en cuestión deberá presentarse ante la autoridad judicial, para que éste responda los cuestionamientos pertinentes por parte del ministerio público para corroborar su situación, así como los peritos quienes harán constar que la persona no posee la concordancia sexo-genérica. A finalizar dicho procedimiento, se resguardará el acta de nacimiento original, no podrá exhibirse copia alguna o publicarse y se ordenará el levantamiento de una nueva acta de nacimiento con el nuevo sexo de la persona.

Este procedimiento, aunque mal regulado, representa un gran avance dentro de nuestra sociedad, porque se reconoce la diversidad de su población y permite restablecer su identidad como personas ante el estado.

@Heisatease

 

Comentarios

Comentarios



Deja un comentario