Sexo en México, desnudando el mito

Sexo en México, desnudando el mito

Muchas cosas han cambiado desde que la princesa mexica Chalchiunenetl fuera castigada por su insaciable apetito sexual o de que los dioses crearan a Uxumuco y Cipáctonal, los equivalentes aztecas de Adán y Eva.

Si bien el concepto de libertad sexual en México ha evolucionado considerablemente, aún falta bastante para que los ciudadanos den rienda suelta a sus fantasías de alcoba.

Del estudio “Salud Sexual y Adolescencia”, del Instituto Mexicano de Sexología, se desprende la prevalencia de numerosos mitos, como creer que ellas deben llegar vírgenes al matrimonio o que masturbarse es pecado.

“Lo que no se educa en las escuelas es todo lo relacionado con el género. Las mujeres piensan que no es apropiado proponer el uso ni la compra del preservativo. Así como hablar de placer con su pareja o de masturbación”, explica Paulina Millán Álvarez, Directora de Investigación del mencionado Instituto.

Y añade que esto no solo limita y afecta a las mujeres. “Los hombres también están restringidos por lo que se espera socialmente de ellos; entonces toman riesgos o no expresan sus sentimientos”.

La encuesta de esta institución, realizada con adolescentes de todo el país, muestra que los hombres inician su vida sexual a los 14 y las mujeres a los 15. Sin embargo, si nos vamos a la población adulta, será entre los 16 y 18 años. Eso sí, las mujeres siempre inician después que los hombres.

Unos datos que coinciden con los de la Encuesta Nacional de Salud Reproductiva (ENSAR), 2003. Según las conclusiones, “las edades en que los jóvenes mexicanos inician sus primeras relaciones sexuales oscilan entre los 15 y los 19 años, aunque los rangos llegan a fluctuar considerablemente, dependiendo de la región en la que vivan, el nivel socioeconómico y educativo”.

Otra evidencia es que México registra altos porcentajes de embarazos no deseados en menores de 18 años. La Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSyN) 2006 indica que la tasa de embarazo en niñas y adolescentes de entre 12 a 19 años fue, ese año, de 79 por cada mil mujeres. Y concluye que más de 695,000 quinceañeras han estado embarazadas alguna vez.

REGLAS SOCIALES Y PREJUICIOS

Los expertos coinciden en que el mexicano medio vive su sexualidad intimidado por el enfoque social que se hace del tema. “En un estudio que hicimos con mujeres de todas la República, a la pregunta sobre qué les impide vivir su sexualidad de manera libre, hablaron de la educación restringida que habían recibido, de las reglas sociales y de sus prejuicios”, explica Millán.

“Creo que la información está, lo que falta es educar en cuestiones de género, de asertividad, de autoestima y de capacidad y estrategias de negociación”, añade.

Para esta experta, en México “impera el machismo y una doble moral, lo que fomenta los prejuicios sexuales”.

Para Daniela Villegas, especialista en Estudios de la Mujer: “Se tiende mucho a  la doble moral entre buena parte de los mexicanos y, teniendo en cuenta que un alto porcentaje de la población se identifica como católica, existe una confrontación entre los valores católicos y los laicos en torno a la sexualidad donde, mientras unos culpabilizan, censuran y juzgan en un marco tradicional de la familia nuclear heterosexual normativa; otros, con una mirada más progresista y democrática, buscan proveer de la información básica para que las personas tengan la opción de decidir de manera libre pero también de manera consciente”.

En México, la felicidad de los ciudadanos aumentaría si se superaran los complejos. Así lo confirma la directora de Investigación del Instituto Mexicano de Sexología, Paulina Millán. “La sexualidad es parte importantísima del ser humano y esencial para su salud. Si hubiera más y mejores esfuerzos por desmitificar este tema, estaríamos más satisfechos con nuestra vida en general”.

NO AL POLIAMOR

Pero, ¿cuál es la tendencia al aceptar, por ejemplo, la homosexualidad? Daniela Villegas, experta en género, cree que la apertura sobre esto es muy relativa.

“Parece que existe hoy en día una mayor aceptación a la homosexualidad por encima de la aceptación del lesbianismo, el cual se ve inconcebible en una sociedad profundamente patriarcal. Sin embargo, si leemos con cuidado algunas encuestas como la reciente Encuesta Nacional sobre la Discriminación en México, realizada por el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED) en cuanto a las preferencias sexuales, los homosexuales perciben que el problema principal que enfrentan es la discriminación con un 53 por ciento”.

Paulina Millán, por su parte, opina que la homosexualidad ya casi no tiene problemas de aceptación, por lo menos en las ciudades.

“Quienes rechazan la homosexualidad tienden a ser personas mayores, religiosas y con poca educación formal. Lo que sí es un problema es el resto de diversidades: la transexualidad, el travestismo, la bisexualidad, el poliamor, etc.”, afirma la experta.

El reciente asesinato de Agnes Torres, activista transgénero por los Derechos Humanos de la Comunidad Lésbico Gay, Transexual y Bisexual (LGTB), a la que se suman otras 6 muertes violentas de miembros de la comunidad homosexual en lo que va de 2012, así lo demuestra.

DESTACADOS:

* México registra altos porcentajes de embarazos no deseados en menores de 18 años. La Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSyN) 2006 indica que la tasa de embarazo en niñas y adolescentes, de entre 12 a 19 años, fue ese año de 79 por cada mil mujeres. Y concluye que más de 695,000 quinceañeras han estado embarazadas alguna vez.

* La encuesta del Instituto Mexicano de Sexología, realizada con adolescentes de todo el país, muestra que los hombres adultos inician su vida sexual entre los 16 y 18 años y que  las mujeres siempre lo hacen después que ellos.

* En México, la felicidad de los ciudadanos aumentaría si se superaran los complejos. Así lo confirma la directora de Investigación del Instituto Mexicano de Sexología, Paulina Millán.

@vanguardiamx

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario