Una organización de “exgays” admite que es imposible cambiar la sexualidad

Una organización de “exgays” admite que es imposible cambiar la sexualidad

Alentadoras declaraciones del presidente de Exodus International, una de las más importantes organizaciones cristianas dedicadas a “liberar” a las personas de la homosexualidad. Alan Chambers ha admitido que no se puede conseguir que alguien cambie de orientación sexual mediante terapia y que intentarlo puede tener efectos perniciosos.

Exodus International fue fundada en 1976 y constituye uno de los pilares del movimiento “exgay” en Estados Unidos y otros países. Se dedica a aplicar “terapias reparadoras” de la homosexualidad y la bisexualidad, consistentes en abstinencia, reducción de las “tentaciones” homosexuales, fortalecimiento de la identidad masculina o femenina y corrección de formas “distorsionadas” de relacionarse con miembros del mismo y de distinto sexo. Su lema, “el cambio es posible”, ha sido también criticado por Chambers, quien ha aconsejado que la organización “superar ese eslogan“.

Creo que cualquier expresión sexual fuera del matrimonio monógamo heterosexual es pecado de acuerdo con la Biblia“, ha afirmado también el presidente de Exodus, a pesar de lo cual admite que su organización ha “pedido a personas con atracción por otras de su mismo sexo que la superen, de una forma que no le pedimos a nadie más“.

La deserción de Chambers ha abierto una brecha en el movimiento “exgay”. Gregg Quinlan, de la asociación Padres y Amigos de Exgays y Gays, opinó que el presidente de Exodus “está cansado de sus esfuerzos personales, y por eso inventa excusas“, mientras que el profesor del Seminario Teológico de Pittsburgh, Robert Gagnon, acusó a Chambers de poner a los homosexuales en riesgo de ser “excluidos del reino de Dios y enviados al infierno“.

Recordamos que uno de los directivos de Exodus, Don Schmierer, es uno de los tres conferenciantes estadounidenses que habrían contribuido a desencadenar la ola de homofobia en Uganda. La notoria salida de dos de los fundadores de la organización, Michael Bussee y Gary Cooper (sin conexión con el actor), para divorciarse de sus esposas y hacer pública su relación sentimental, fue reflejada en el documental One Nation Under God.En 2007 Bussee ofreció una disculpa pública por su papel en el movimento ex-gay, junto con otros antiguos líderes de grupos similares y hace dos años reconoció también que nunca había visto a nadie cambiar su orientación sexual. Hoy en día se describe como un “terapista matrimonial y de familia, un padre, un cristiano evangélico, y un hombre gay orgulloso de serlo”.

@dosmanzanas

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario