Este es el primer restaurant de penes del mundo

Este es el primer restaurant de penes del mundo

Nadie me pagaría lo suficiente como para que yo probara un bocado de cualquier genital de animal cocido, pero hay personas que gastan cientos de dólares en delicias como el pene de yak (un bóvido de gran tamaño y pelaje lanoso, nativo de las montañas de Asia Central y el Himalaya) cocidos o gónadas de ovejas. Estos son el tipo de alimentos que han hecho que el restaurant Guolizhuang sea tan popular en la capital de China.

De acuerdo con un dicho muy conocido, “Los chinos comen cualquier cosa con cuatro patas, excepto las mesas. Y todo lo que vuela, a excepción de los aviones”, la comida servida en el restaurante Guolizhuang, en Beijing, es prueba de ello. Este establecimiento extraño abrió sus puertas en 2006, ofreciendo todo tipo de platos con genitales de animales como el ingrediente principal. Muchos chinos creen que los penes de animales aumentan la potencia masculina y hacen maravillas en la piel de las mujeres, por lo que el concepto de este tipo de comida culinaria que ellos sirven en el restaurante ubicado en Dongsishitiao se extendió rápidamente, y los propietarios están tan contentos que expandieron su negocio. En la actualidad hay varias franquicias en todo Beijing y uno en el barrio chino de Atlanta.

Comer e incluso visitar el restaurante Guolizhuang no es para los más débiles de corazón. Casi todos los platos que se sirven aquí se hacen de genitales de animales, aunque la mayoría de ellos se presentan en una forma comestible y tienen nombres interesantes como “La esencia del Buda de Oro”, “Phoenix Rising”, “Las flores de jazmín con 1.000 Capas”. Así suenan bastante bien, pero son muy pocos los penes de buey que cortan en forma de estrellas, las gónadas de ovejas que sirven en una cama de curry, o el pene de burro en rodajas finas. Estas comidas extrañas a veces también se las comen crudas. Debido a que los alimentos que se sirven en este restaurante son raros, incluso para China, parte del trabajo de los camareros es explicar las propiedades de cada plato a los invitados. Por ejemplo, las mujeres no deben comer los testículos, debido a que las hormonas podrían darles una voz más gruesa o profunda y producirles barba, pero los penes son inofensivos.

El restaurante Guolizhuang fue soñado, aparentemente por un hombre conocido como el Sr. Guo. Él salió de China en 1949, durante la guerra civil, y se trasladó a Taiwán, más tarde a Atlanta, Georgia, donde comenzó a estudiar medicina tradicional china, y experimentar con genitales de animales. Aunque en su mayoría son conocidos por su potencial, el apéndice de los animales se dice que es bajo en colesterol y se utiliza para tratar todo tipo de dolencias.

Los jóvenes menores de 15 años de edad no se les permite comer en Guolizhuang debido a que las hormonas en los alimentos pueden interferir con el crecimiento natural. La mayoría de los clientes son hombres de negocios que a menudo vienen aquí con funcionarios del Gobierno, ya que necesitan ayuda con algo. ¿Qué mejor forma de llegar a un acuerdo de trabajo, que con un plato humeante de pene de animal en rodajas, ¿verdad? Otro aspecto que atrae a este tipo de clientela es la privacidad garantizada – todas las mesas se encuentran en habitaciones privadas o cabinas, lejos de miradas indiscretas.

Entre los platos más caros que se sirven en el restaurante de penes de Beijing son el pene de yak (que cuesta más de US $ 220), o el plato de 10 penes surtidos ($ 110), pero para clientes muy especiales, las ofertas de Guolizhuang pueden costar más de mil dólares. Uno de estos manjares exclusivos es el pene de tigre, que está valorado en más de $ 1.500 y se tiene que pedir con varios meses de antelación. Con el fin de obtener la oportunidad de comer un manjar de estos, el cliente debe llenar una solicitud con una tarjeta de crédito de plata, oro o platino, o una tarjeta de membrecía.

@la_patilla

Comentarios

Comentarios



Deja un comentario