Estimado Iván García: los gays también son hombres

Estimado Iván García: los gays también son hombres

“Los gays también somos hombres, Sr. Pollo”, respondió José Raúl Zúñiga, escritor de televisión y teatro, a un tweet de Iván García, clavadista mexicano ganador de una medalla de plata en Londres 2012. García publicó en su cuenta personal (@ivangarciapollo) el siguiente mensaje: “Para esas personas que piensan y me dicen gay, la verdad no, ni al caso.. 100% hombre haha”.

Quizá para Iván García sea un motivo de broma, pero la realidad es que la frase guarda ese dejo de homofobia de asumir que la homosexualidad está peleada con la virilidad. Ya lo hemos discutido con anterioridad en este espacio: la homofobia tácita es la más difícil de combatir. Sin entrar en temas de moralidad, lo cierto es que con su triunfo en los Juegos Olímpicos, la figura de García ha pasado a ser un ejemplo para miles de mexicanos. Su constancia, esfuerzo y capacidad no quedan en entredicho; sin embargo, su comentario -por más inocente que pueda parecer- evidencia que en algunos aspectos socioculturales, seguimos retrasados.

No es raro que a las figuras públicas se les escapen este tipo de frases traicioneras. Sin ir más lejos, hace casi un año el presidente Felipe Calderón cometió un traspié similar con un moño rosa. Frases como las de García son, para el imaginario colectivo, palabras inofensivas, cuando en verdad se trata de conductas y percepciones arraigadas que se perpetúan al reproducirse. ¿Le habrá pasado por la mente al clavadista que esta edición de los Juegos Olímpicos fue la que tuvo más atletas fuera del armario en la historia? ¿Habrá pensado que miles de mexicanos y mexicanas homosexuales lo apoyaron, los siguieron y lo vitorearon cuando triunfó en Londres? ¿Se habrá detenido a considerar, aunque sea por un segundo, que de sus más de 55 mil seguidores, algunos son gays y lo ven como ejemplo? Lo dudo.

Yo respaldo la frase de Zuñiga: los gays también son hombres. Una identidad sexual homosexual poco tiene que ver con la ausencia de la masculinidad o la virilidad. Ese “nada que ver” de su frase aparece como un deslinde, como un menoscabo. Tan sencillo que habría sido aclarar que es heterosexual y listo, a lo que sigue; pero esa confusión (tan socialmente aceptada) de que hombre es igual “no homosexual” termina por dejar un mensaje decepcionante. No, señor García, que le digan gay no es insulto ni debe considerarlo como tal. Es usted un grande en la alberca; por favor, también séalo fuera de ella.

@vivirmexico

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario