Brasil busca prohibir la representación de modelos familiares distintos al tradicional en la publicidad

familiamargarinaNueva iniciativa homófoba en Brasil. Días después de la retirada del proyecto que perseguía introducir de nuevo las “terapias” para curar la homosexualidad (vetadas en la actualidad por el Consejo Federal de Psicología de Brasil), el diputado Salvador Zimbaldi ha presentado un proyectoque persigue prohibir la representación de modelos de familia distintos al tradicional en la publicidad dirigida a los niños.

Salvador Zimbaldi ha recuperado un proyecto inicialmente presentado en 2001, cuyo objetivo era regular la publicidad infantil, pero introduciendo en su articulado la obligatoriedad de que los modelos familiares representados estén formados por un hombre y una mujer. Familias monoparentales y homoparentales quedarían así excluidas de la publicidad dirigida a niños. Los anunciantes que no cumplan la prohibición serían castigados con multas que podrían llegar hasta los 100.000 reales (poco más de 33.000 euros o 43.000 dólares). El proyecto debe ser discutido ahora por la comisión de Ciencia, Tecnología, Comunicación e Informática de la Cámara de Diputados.

Zimbaldi es diputado del PDT (Partido Democrático Trabalhista), un partido político de centro-izquierda, socio de la Internacional Socialista y que forma parte de la “base aliada”, la coalición de fuerzas que sostienen al Gobierno de Dilma Rouseff. Pero Zimbaldi es también un católico militante, opuesto al aborto y al matrimonio entre personas del mismo sexo (se le considera próximo al movimiento Renovación Carismática Católica). Es un buen ejemplo, desde el lado católico, de hasta qué punto el integrismo cristiano está asentado en los partidos políticos brasileños con independencia de sus ideologías. Ya mencionamos este fenómeno, desde el lado evangélico, al referirnos al nombramiento como presidente de la comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados a Marco Feliciano, pastor evangélico y homófobo recalcitrante. Feliciano es miembro del PSC (Partido Social Cristiano de Brasil), otra formación que apoya a Rouseff.

La iniciativa ha merecido las críticas del diputado abiertamente gay Jean Wyllys, según el cual Zimbaldi persigue invisibilizar a todos aquellos modelos familiares distintos al tradicional y hacer sentir a todos aquellos que no tengan una “familia de margarina” como si no tuvieran una familia (“familias de margarina” es como irónicamente se denomina en Brasil al estereotipo de familia tradicional representada en los anuncios de televisión).

@DosManzanas

Related Posts

Tokio quiere romper el tabú ‘gay’ en los Juegos Olímpicos Una organización japonesa prevee instalar un Pride House para la comunidad gay
Llegó la versión británica de Brokeback Mountain La cinta ganó un Teddy Award por mejor película LGBT
Estar soltero es peor para la salud que ser obeso La falta de interacción social daña a nuestra salud mental y física
La anorexia en hombres aumenta cada año La anorexia es uno de los trastornos alimenticios más preocupantes de los últimos tiempos

Tags: