Ciudadano, ¿usted no mató a los jóvenes de ayotzinapa?

Juan Manuel Farías se pone introspectivo y filoso para analizar la situación social de México y responsabilizar a todos por las cosas que nos pasan, pero sobre todo busca una conciencia para cambiarlas.

ayotzinapa

NO se puede exigir un cambio con una sociedad que es adicta. 

NO se quejen, quienes son parte de la cadena.

Navegando por la red me topé con un comentario editorial en un blog que hablaba sobre estas dos frases y la imagen que las acompaña, el autor trataba de refutar e invalidar dichas afirmaciones, al igual que la “Infografía” que por si solo deja en claro el punto, y definitivamente sentí la urgencia de exponer mi punto de vista de apoyo a dichas afirmaciones.

Algo irrefutable es el sentido de “corresponsabilidad” que existe en el mundo, en las realidades y experiencias de cada individuo y esto, sin lugar a dudas, se extiende a poblaciones, naciones e incluso continentes y planetas, todo, absolutamente todo está relacionado, y todo, absolutamente todo tiene una causa y una consecuencia y hay una indiscutible inter-relación de las cosas.

Siguiendo este hilo de pensamiento, quiero tomar conciencia que tanto yo como ustedes somos indirectamente responsables de lo que le está pasando al país, de haber llegado a donde hemos llegado y de que nos esté pasando lo que nos está pasando, resulta más fácil culpar a los demás, sin embargo, esto no tiene ninguna lógica, ya que los demás, de alguna manera también nos incluye a nosotros, y somos nosotros los que alguna vez hemos infringido la ley, hemos sido corruptos, hemos robado e incluso consumido drogas que son al final de cuentas, las grandes responsables de lo que nos está pasando, incluso nosotros fuimos quienes han puesto en el poder a quien lo está, y nosotros somos los que hemos permitido que ahí sigan, así que si hay algún responsable… somos nosotros.

Tampoco se trata de lacerarnos, pero si de tomar conciencia, ya que al asumir la responsabilidad, es justo ahí, cuando realmente estaremos empezando a tomar decisiones y medidas para cambiar todo aquello que no nos gusta.

Me es preocupante ver el nivel tan alto de consumo de drogas que hay en la juventud, me ha tocado ver día a día al estar en contacto con jóvenes universitarios de un alto nivel social, que el consumo de drogas es pan nuestro de cada día, que desayunan, comen y cenan con ellas, que viven “embebidos” en ellas, y que lo hacen con tal ignorancia de las consecuencias, que simplemente no ven nada de malo en lo que hacen y con el famoso número “420” proclaman su libertad.

Dejemos a un lado el daño a su salud, que a final de cuentas no es más que responsabilidad personal de cada quien, lo que realmente impacta es la ignorancia de las consecuencias del consumo de un producto que la “sociedad” en donde vivimos a decidido marcar como “ilegal” y por ende su consumo acarrea crimen, violencia y descontrol social, que provoca muertes, problemas, y mas problemas, ¿acaso alguno de estos “consumidores” regulares alguna vez ha pensado las consecuencias de “fumarse un churro”?

Termina siendo una posición egoísta, generada por la “ignorancia” de la ínter-relación de las cosas, lo que como origen genera que los estudiantes de la normal de “ayotzinapa” hoy estén desaparecidos y lo más seguro, asesinados, pero ellos son solo un símbolo, son muchos, miles los que día a día pierden la vida, la familia, la seguridad, y el patrimonio a causa de ese momento de “escapismo” que la juventud mexicana busca al consumir drogas, y peor de todo, en total “ignorancia” de las cosas.

No se trata de ser puritano, no se trata de juzgar, ni de tirar ninguna piedra, creo que todos lo hemos hecho en algún momento de la vida, pero si se trata de que también en algún momento tomemos conciencia y pensemos un poco más en los demás, asumiendo compromisos y acciones que ayuden a que nuestro entorno y el de los demás sea mejor, se trata de salvar a México y eso solamente estará en nuestras manos, no en la de nuestros gobernantes, ni en la de nuestros empresarios, incluso tampoco en la de nuestros padres, solo en nuestras manos.

Dígamos No a la Ignorancia, Digamos Sí a la Vida.

@juanmafarias para ENEWSPAPER

Related Posts

Estar soltero es peor para la salud que ser obeso La falta de interacción social daña a nuestra salud mental y física
La anorexia en hombres aumenta cada año La anorexia es uno de los trastornos alimenticios más preocupantes de los últimos tiempos
Más personas LGBT han muerto este año en EEUU De enero a agosto del 2017 ha habido 33 asesinatos gay
Alimentos que bajan tu líbido sexual Esta es una lista de alimentos que debes evitar si quieres recuperar tu líbido sexual

Tags: