El chocolate no cura las penas

Pollo frito. Helado de chocolate. Hamburguesa con queso. Patatas fritas. Todos estos han sido los grandes aliados de cualquiera en las horas difíciles; el disgustado, el del corazón roto, el estresado, el que va por la vida con un vacío abismal. Es instinto del homo sapiens del siglo XXI tirar de hidrato de carbono para solucionar problemas emocionales y de trans para resolver rupturas sentimentales.

depresion-olvido-

Sin embargo, un equipo de psicólogos de la Universidad de Minnesota acaba de sacudir hasta los cimientos de estos tiempos. Aseveran que la llamada comfort food no aporta ningún beneficio psicológico a nuestros sentimientos.

Los estados de ánimo negativos se disipan de forma natural con el tiempo“, Traci Mann, psicóloga líder del equipo de investigación

Más llamativo que la conclusión es el singular método que estos investigadores han seguido para alcanzar esta conclusión. Los cien estudiantes que participaron en la investigación realizaron una encuesta online en la que ayudaron a acotar la lista de este tipo de platos. De todos ellos, además, el 80 por ciento creía con firmeza que un buen plato de costillas ahumadas a la salsa barbacoa es el mejor remedio contra la depresión. Ya en una segunda fase del experimento, a todos ellos se les programó un ciclo de vídeos melodramáticos y lacrimógenos diseñado para tocarles la fibra sensible. Evidentemente, los participantes fueron servidos a su placer: a uno de los grupos se les sirvieron chocolate, helados y galletas, y al otro, comida más saludable. Y mientras tenía lugar el atracón, los investigadores iban anotando detalladamente cómo cambiaba el humor entre los participantes y si durante la digestión mejoraba o no su ánimo.

El humor de los que se dieron el atracón mejoró, por supuesto, pero también el del otro grupo. “Los estados de ánimo negativos se disipan de forma natural con el tiempo”, concluye Traci Mann, psicóloga líder del equipo de investigación, en el trabajo. Los resultados eran tan aplastantes que, como asegura Mann, tuvieron que repetir el experimento porque no acababan de creérselo; y de hecho en uno de los siguientes tests decidieron darle a la mitad de los voluntarios una buena dosis de comida basura y a la otra mitad, nada de comida. Y, sorpresa, ahí también tanto uno como otro grupo acabó sintiéndose igual de bien.

Con Información de @icon_elpais

Related Posts

Científicos equiparan la música con las drogas La música puede inducir sentimientos de placer similares a los de una droga
Suecia indemnizará a personas trans esterilizadas a la fuerza Hasta 2013, la ley sueca establecía que las personas que querían cambiar su sexo legal tenían que "carecer de la capacidad para procrear".
Feria del Chocolate y Pan de Muerto en Coyoacán Durante estas fechas se realizarán más de 300 actividades como conciertos, obras de teatro, muestras gastronómicas, exhibición de alebrijes y altares en los barrios de Coayoacán.

Tags: