El gay que demandó a una clínica para “curar” gays en China

En un caso histórico, un tribunal en Pekín empezó a escuchar la primera demanda contra un tratamiento de “conversión gay” en China.

Aunque en 1997 la homosexualidad dejó de ser ilegal en el país y desde 2001 ya no se define como trastorno mental, todavía hay quienes no sólo la consideran una enfermedad, sino que insisten en que tiene cura con tratamiento clínico.

Por lo menos 13 libros de psicología publicados en China entre 2008 y 2011 aún la describen como una afección mental.

Por eso hay varias clínicas y médicos especializados en supuestas terapias contra la homosexualidad.

Sin embargo, un hombre gay que dice haber sido sometido a uno de esos tratamientos y sufrió un trauma como consecuencia de ello llevado su caso ante los tribunales, apoyado por pequeño pero creciente grupo activista de los derechos de los LGBT.

Desafío legal

En China, la homosexualidad era considerada un trastorno mental hasta 2001.

La comunidad gay en China ha comenzado a pelear contra los prejuicios organizando protestas, como una reciente manifestación en Pekín frente a un local donde se realizaba una conferencia médica en la que los activistas levantaron una pancarta que rezaba: “Ser gay no es una enfermedad”.

Además de estas acciones, la aceptación de las demandas contra las terapias de reorientación sexual en los tribunales está favoreciendo a una comunidad desestimada durante mucho tiempo.

En China, la mayoría de las personas que se someten a la terapia de conversión lo hacen porque está presionadas por sus familias

Xiao Tie, Centro LGBT de Pekín

El hombre gay que presentó la demanda contra la clínica Xinyu Piaoxiang, en Chongquing, se identificó como Xiao Zhen.

Xiao dijo que lo sometieron a descargas eléctricas tras haberle pedido que tuviera fantasías sexuales que involucraran a hombres.

“Me aplicaron la terapia de descarga eléctrica sólo una vez”, le contó a la BBC acerca del sufrimiento que experimentó. “Imagínese aquellos a quienes se la aplicaron varias veces”.

Xiao se sometió al tratamiento para recabar evidencia y ahora espera que un fallo a su favor logre prohibir la práctica.

“Es el primer caso contra la terapia de conversión en China”, expresó por su parte Xiao Tie, directora ejecutiva del Centro LGBT de Pekín, que apoya la demanda.

“En China, la mayoría de las personas que se someten a la terapia de conversión lo hacen porque son presionadas por sus familias”, dijo la activista a los medios de comunicación frente al tribunal que lleva adelante el caso.

Añadió que muchos aseguran quedar “curados” sólo para frenar los angustiantes tratamientos.

Aunque es una práctica ampliamente desacreditada por la comunidad médica internacional, la terapia de conversión es ofrecida en varias clínicas a lo largo de China.

@BBCMundo

Related Posts

Tokio quiere romper el tabú ‘gay’ en los Juegos Olímpicos Una organización japonesa prevee instalar un Pride House para la comunidad gay
Llegó la versión británica de Brokeback Mountain La cinta ganó un Teddy Award por mejor película LGBT
Estar soltero es peor para la salud que ser obeso La falta de interacción social daña a nuestra salud mental y física
La anorexia en hombres aumenta cada año La anorexia es uno de los trastornos alimenticios más preocupantes de los últimos tiempos

Tags: