España cede ante Rusia y acepta discriminar a parejas gay en un convenio bilateral

adopcionEl Gobierno español ha aceptado la exigencia rusa de discriminar a las parejas del mismo sexo y personas homosexuales como condición para desbloquear los procesos de adopción de varios cientos de menores por familias españolas. España está dispuesta a asegurar a Rusia, mediante la firma de un convenio bilateral autorizado este viernes por el Consejo de Ministros, que ningún menor originario de Rusia y adoptado por españoles será acogido por una familia homoparental en caso de quedar en situación de desamparo por fallecimiento de los padres o porque se les retire la tutela.

Como ya adelantábamos en septiembre, la reanudación de los trámites de adopción de menores rusos por familias españolas depende de la aprobación definitiva de un convenio bilateral entre Rusia y España que garantice que ningún niño nacido en ese país y adoptado por españoles será recolocado en un momento posterior con una familia homoparental. Conviene precisar que aunque la firma de un convenio que regule la adopción entre Rusia y España está pendiente desde 2009, el bloqueo de las adopciones en curso se produjo en agosto por orden del Tribunal Supremo ruso, después de que en junio elParlamento de ese país aprobara una norma cuyo objeto es impedir que menores adoptados por parejas heterosexuales de otros países puedan ser luego reubicados en hogares de parejas del mismo sexo o monoparentales (con objeto de asegurarse de que no serán criados por lesbianas o gays).

La propuesta de convenio fue acordada en octubre y autorizada este viernes por el Consejo de Ministros. Al parecer la intención del Gobierno es que la firma se produzca en enero y que tras su paso por el Consejo de Estado y las Cortes el texto se ratifique y entre en vigor en abril. Su aprobación definitiva supondrá la reintroducción en el ordenamiento jurídico español de la discriminación explícita de las parejas del mismo sexo. No se trata de que los menores no sean entregados en adopción por las autoridades rusas a parejas del mismo sexo (ello ya era así, como de hecho ocurre con la mayoría de los países “emisores de niños”), sino de que una vez que los niños están en España, las autoridades españolas negarían su reubicación en familias homoparentales en caso de que quedaran en situación de desamparo, bien por fallecimiento de los padres adoptivos o porque la tutela les es retirada. Podría darse la situación, por ejemplo, de que los padres adoptivos murieran y el niño no pudiera ser reubicado con otro familiar de estos simplemente por ser gay o lesbiana.

Es sin duda muy lamentable que las autoridades rusas utilicen como moneda de cambio la angustia de las familias que esperan un niño (deseosas, como resulta lógico entender, de que el convenio se firme cuanto antes) y el bienestar de los menores huérfanos. Pero lo que no resulta de recibo es que las autoridades españolas acepten sin más la exigencia rusa de discriminar a ciudadanos españoles por razón de orientación sexual. De hecho, de los países cuyos procesos de adopción ha paralizado Rusia (aquellos en los que es legal el matrimonio igualitario y la adopción homoparental) España ha sido el primero en aceptar las exigencias rusas.

@DosManzanas

Related Posts

Revelan cuantos hombres gay tienen sexo sin condón Casi dos de cada tres hombres que tienen sexo con otros hombres lo hacen sin condón
Man in an Orange Shirt, nueva serie gay de la BBC La BBC estrena ‘Man in an Orange Shirt’ una nueva serie que narra una conmovedora historia de amor gay
Tokio quiere romper el tabú ‘gay’ Una organización japonesa prevee instalar un Pride House para la comunidad gay
Llegó la versión británica de Brokeback Mountain La cinta ganó un Teddy Award por mejor película LGBT

Tags: