Holder vuelve a apoyar el matrimonio gay

El fiscal general de Estados Unidos, Eric Holder, ha asegurado este martes que los fiscales federales podrán negarse a defender medidas que fomenten la discriminación de los matrimonios homosexuales.  “No estoy diciendo que deban rechazar las leyes sin motivo, sino que si una vez que las han sometido a escrutinio no están de acuerdo, no tienen por qué respaldarlas”, según explicó Holder en una entrevista a The New York Times.

El gesto de Holder no es habitual porque el fiscal general no suele aconsejar bajo que circunstancias los fiscales federales tienen que rechazar o defender una ley estatal y su acción pone, de nuevo, en el centro del debate a la Administración del presidente, Barack Obama, sobre la legalidad de estas uniones, una situación que enfrenta derechos, creencias y emociones.

Entre sus funciones está ser el encargado de argumentar en nombre del Gobierno de EE UU ante el Tribunal Supremo; trabaja dentro del Departamento de Justicia; es nombrado por el presidente, y es considerado el cargo de mayor importancia para un abogado en el país. Holder justificó su decisión diciendo que “cuando las leyes no defienden los derechos constitucionales de protección e igualdad, los fiscales generales tienen la obligación de revisar esas regulaciones antes de tomar una postura sobre ellas”.

Sus declaraciones llegan después de que seis fiscales generales estatales, todos demócratas, decidieran no defender leyes y prohibiciones judiciales que “para ellos eran discriminatorias”. Los gobernadores de Nevada, Oregón, Pensilvania y Virginia, al igual que los de California y Illinois, rechazaron tomar partido en las prohibiciones de las uniones homosexuales, aunque en estos dos últimos Estados, los vetos fueron revocados. En California, el propio Tribunal Supremo de EE UU los declaró constitucionales en el Estado el pasado mes de junio.

Algunos republicanos han realizado campañas contra las uniones del mismo sexo y han criticado a estos fiscales generales, alegando que “tienen la obligación de defender las leyes estatales, estén o no de acuerdo con ellas”. Las palabras del fiscal general han sido criticadas por muchos republicanos que aseguran que actúa de “forma autónoma”, continúa el mismo periódico. “No es su trabajo defender nuestros derechos constitucionales y cómo tenemos que hacer nuestro trabajo. En última instancia, siempre tenemos que ser defensores de la constitución de nuestros Estados”, ha dicho el fiscal general de Wisconsin, el republicano J. B. Van Hollen.

En 17 Estados de los 50 que conforman país más el Distrito de Columbiaya se han legalizado estas uniones y en Illinois entrará en vigor en junio de este año. En la actualidad, se están llevando a cabo más de 30 juicios que cuestionan las restricciones del matrimonio homosexual alrededor de la geografía de EE UU. “Los derechos de los homosexuales son los derechos civiles por los que tenemos que luchar en nuestro tiempo”, continúo Holder en la entrevista, comparando la situación a la del fin de la segregación racial en EE UU durante las décadas de los cincuenta y los sesenta.

El pasado jueves, Arizona aprobó una regulación que permite que los dueños de negocios discriminen en función de sus creencias religiosas. A la espera de la firma de la gobernadora Jan Brewer, Holder reconoció en la entrevista que no había estudiado la regulación con detenimiento, pero que “si realmente va a en contra de los principios de protección constitucionales, el fiscal federal de ese Estado no debería defenderla”.

Hace unas semanas, Holder defendió que la igualdad entre los matrimonios gais y los heterosexuales debía ser una realidad en el país. Según el fiscal general, las parejas casadas del mismo sexo deben tener las mismas protecciones federales legales con las que cuentan las tradicionales en el sistema federal de justicia. La regulación es también aplicable a aquellas parejas que residan en Estados en los que estas uniones no están reconocidas –que son 31-. Y, por primera vez, no se hará distinción entre esposos y tipos de uniones.

Tras  estas acciones, Holder ha dejado patente, una vez más, la posición de la Administración de Obama en cuanto a las uniones del mismo sexo. Aunque cuando el mandatario llegó a la Casa Blanca se oponía al matrimonio homosexual, en 2011 sorprendió a la opinión pública cuando se posicionó en contra de la Ley de Defensa del Matrimonio, que lo definía como la unión entre un hombre y una mujer. Ese mismo año, Obama también acabó con la política de que los gais y lesbianas no podían formar parte del ejército. Meses después, el presidente de EE UU reconocía su posición personal -a favor- sobre los matrimonios homosexuales en una entrevista de televisión.

Desde entonces, el panorama ha cambiado mucho y muy rápido. En junio de 2013, el Tribunal Supremo de EE UU resolvió, en una sentencia histórica, cambiar la Ley de Defensa del Matrimonio (DOMA, en sus siglas en inglés). Ahora sería la unión entre dos personas sin importar la orientación sexual. Y también se han modificado distintas leyes federales para que las parejas homosexuales puedan presentar una declaración de la renta conjunta y acogerse a programas sanitarios de Medicare, por ejemplo, hasta ahora reservados únicamente a parejas heterosexuales. Además, exactamente, un 52%, de los americanos, según la última encuesta elaborada por Gallup, está a favor de estas uniones.

@El_Pais

Related Posts

Chile está a un paso de legalizar el matrimonio gay Las parejas del mismo sexo han podido realizar uniones civiles desde el 2015
Alemania podría legalizar el matrimonio gay Las uniones de parejas del mismo sexo son permitidas en Alemania, más no el matrimonio
Airbnb hace campaña a favor del matrimonio gay La campaña propone que los australianos lleven un anillo negro
Brasil aprueba unión estable y matrimonio gay Brasil registró 4,854 matrimonios entre personas del mismo sexo en 2014

Tags: