Manual de comportamiento y protocolo en redes sociales

Uno de los grandes avances en el campo de la comunicación interpersonal en este siglo es el invento y el auge de las redes sociales. Nunca, en toda la historia de la humanidad, habíamos estado tan conectados con el resto del mundo y al mismo tiempo, tan aislados de él. Nunca habíamos tenido tanta información de personas conocidas a nuestro alcance, sin embargo, con la llegada de las redes sociales sabemos qué hacen, dónde van de vacaciones, qué están comiendo o cuáles son sus planes de tarde. Quieras o no quieras saberlo.

El problema de este fenómeno es que todavía no existe un protocolo claro sobre cómo actuar en redes sociales. Hoy, en Trendencias Hombre, queremos hablarte de los selfies, deldoble check o de eliminar a amigos en Facebook. ¿Por qué? Porque es absolutamente necesario.

Facebook, ¡vaya lío! Los amigos de mis amigos son mis amigos

Facebook-iOSLa mayor fortaleza de Facebook es a la vez tu mayor debilidad. Es decir, la teoría en la que se fundamenta, la de que todos estamos unidos a todo el mundo a través de seis contactos, puede ser tu amiga o tu enemiga. ¿Cuándo es tu amiga? Cuando encuentras a la chica que te gusta porque es amiga de un amigo tuyo. ¿Cuándo es tu enemiga? Cuando una noche haces tres mejores amigos en el cuarto de baño de la discoteca y al día siguiente te agregan, tú, por decoro, les aceptas y empiezan a saturarte con historias de su vida que no interesan.

Como no podemos hacer nada por ellos, no haremos por ti. No te conviertas en una persona cargante en Facebook, aquí va una lista de cosas que no debes hacer:

– Probablemente a Facebook sea al único ente al que le interese el “¿Qué estás haciendo?”, queFacebook te pregunte siempre eso no quiere decir que tengas que contárselo (a él y a tus quinientos amigos). Actúa como haces con tu madre: “Hijo, ¿qué estás haciendo?”: Nada, no estás haciendo nada. Lo mismo para el “¿Qué estás pensando?”, en serio, no le interesa a nadie que estés pensando en una chica especial, o que estés pensando en tu declaración de la renta o en ver una película esta tarde. No, simplemente no interesa. Córtate, reduce información.

– Tus carreras: Vuestra rutina de gimnasio le es indiferente a todo el mundo. Tú has corrido veinte kilómetros, enhorabuena. Yo me estaba comiendo un brownie y nadie me felicita por ello. Compartir vuestras rutinas deportivas es como de esperar una palmadita en la espalda. Un “¡buen trabajo!“. Y lo siento, pero ninguno de tus contactos quieren ser tu entrenador personal.

– Tus malos rollos: Hay muros de gente en Facebook que son peor que ver Titanic. Todo es mal rollo, todo es drama, todo es un valle de lágrimas. Por favor, si tan deprimido estás, sal a la calle a que te dé el aire. No vas a solucionar nada llorando a través de Facebook, porque probablemente a tu ex novia le dé bastante pena leer que estás fatal, pero a tus otros cuatrocientos contactos, incluidos colegas del curro y conocidos les resulta insoportablemente patético.

– Tus bipolaridades: Muy similares al perfil anterior. Esa gente de “ahora estoy fenomenal, ahora estoy fatal“, ¿sabes a quién puedes contárselo? A un psicólogo. No a todo Facebook.

En resumen, intenta actuar en Facebook como actúas en tu vida real: ¿vas llorándole a todos tus amigos y conocidos por la calle? ¿le cuentas a tu vecina lo que has hecho en el gimnasio? ¿vas dejando notas pasivo-agresivas por todas partes? Pues eso.

Instagram: no me seas poser, colega

instagram_logoEn Instagram estoy descubriendo el afán de los seres humanos por mostrarse muy interesantes, diferentes y únicos. Hay quien tiene un ojo especial para captar detalles y momentos únicos y hay quien no. Asume que Instagram no es para todo el mundo y que lo peor que puedes hacer es convertirte en un poser de esta red social. Aquí va una lista de cosas tremendas y muy habituales en esta red social:

– Si vas de cool: Cuidado. Hay quien va muy de cool, lleva ropa muy cool, un peinado súpercool y se hace un selfie o una foto delante de un espejo. El espejo es una horterada de finales de los 80, sobre la mesita de delante del espejo se ven las figuras de porcelana de su madre, la pared de gotelé amarilla y esas baldosas coloridas de los 90. Dan ganas de arrancarse los ojos. Un poco de criterio.

– Esas fotos impostadas: ¿Qué clase de gente se hace fotos a sí misma haciendo “como que duermen“? O peor aún, “aquí, leyendo“. ¿No puedes disfrutar de un sueño reparador sin hacerte una autofoto? ¿No puedes leer un libro sin gritarle al mundo entero que vas a leer?

– Complejo de Andrés Velencoso: Hay algunos perfiles de Instagram con los que se podría hacer lo siguiente; coger todos los selfies de esa persona (que son 5 de cada 6 fotos), comprar una impresora a 3D y hacerte un muñeco de esa persona. Muchas veces, la arrogancia nos puede. Unos cuantos selfies están bien, son divertidos… pero por favor, que tu perfil de Instagram no se asemeje a una obra de teatro titulada “Mil caras mías”.

– El menú diario: Eso déjaselo a los restaurantes. No toda la comida es bonita, no todas tus fotografías son increíbles. No a todos nos apetece saber lo que comes en todo momento.

Whatsapp: el arma de los acosadores

WHATSAPP previoHay una fina línea que separa el “estar pendiente de una persona“ de “ser un controlador y estar al borde de la orden de alejamiento“. Ten en cuenta que mucha gente puede no utilizar whatsapp como lo utilizas tú o que alguien esté en su casa viendo una serie de televisión y no le apetezca iniciar una conversación de tres horas. No significa tampoco que no te quiera, que no te aprecie o que no le gustes. Simplemente que, para eso, quizás sea mejor quedar cara a cara a tomar unas cervezas. Y ese día prefiere quedarse en casa.

Si alguien te ignora reiteradamente es posible que no le gustes, no te quiera y no le intereses. Y créeme, por mucho que inicies conversaciones en todo momento e intentes tirar de ese hilo que os une, lo máximo que conseguirás será que le parezcas un pesado. Mejor es dejarlo estar. Eso de “quien la sigue la consigue“ es un invento de los hombres. No significa no. Y punto.

No seas tampoco un desquiciado de las horas y los tiempos de conexión. Te ha leído, ella decidirá si quiere contestar ahora, más tarde o nunca.

Ten en cuenta que cada vez que escribes por whatsapp estás invadiendo la intimidad de la otra persona: hablas con ella, porque sí, porque te aburres en el trabajo o en casa. Y es posible que ella no. Cada vez tengo más amigas que reconocen que whatsapp es una auténtica pesadilla para ligar. Y lo peor de todo: que pierde la fuerza y el encanto.

Dicho esto, esperamos que el mundo online sea cada vez un lugar mejor.

@TrendHombre

Related Posts

Redes sociales ridiculizan anuncio gay de KLM Feliz #PrideAmsterdam' publicó KLM en sus cuentas de Twitter y Facebook
Hay 3 billones de usuarios de redes sociales Un 4% de incremento en usuarios globales (121 millones) desde abril
Sexting School · ¿Ser directo o no al ligar? A muchos nos rayan esos perfiles de chicos que le dan vuelta al asunto
1 to 1 Video Chat en Manhunt Manhunt estrena 1 To 1, su nueva función de video llamadas

Tags: