Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted on Mar 6, 2013

Mexicanos practican “sexting” por falta de cultura sobre privacidad

sexting_previo-619x346Uno de cada cinco jóvenes mexicanos practica el envío de fotos personales a través de sus celulares, particularmente el sexo-virtual o “sexting”, ya que les falta concientizarse sobre la cultura de privacidad.

Una investigación de la Agencia Informativa de la Universidad de Monterrey (UDEM) resalta que las víctimas de este problema, por la divulgación de sus imágenes sin su consentimiento, pueden resentir baja autoestima, humillación, trastornos emocionales, depresión y ansiedad.

“Me grabaron mientras me bañaba”, “Me tomé fotos topless” o “Bailé desnuda frente a la cámara”, son algunos casos de “sexting”, un fenómeno de sexo-virtual que crece de manera desmedida en las redes sociales y los celulares.

Resaltó que cuando se trata de menores y se comparten esas fotos a través de las redes sociales o celulares, se comete un delito tipificado por el Sistema de Justicia para Adolescentes Infractores en Nuevo León.

La psicóloga en Terapia Analítica orientada a niños, adolescentes y adultos, Maricela Escamilla Garza, estimó que “aproximadamente uno de cada cinco jóvenes mexicanos practica el envío de fotos personales a través de sus celulares”.

A estos jóvenes, expresó, les falta concientizarse sobre la cultura de Privacidad, pues dijo que quienes lo practican lo hacen por diversión o coqueteo y es un acoso sexual y virtual por insistir a alguien a hacer algo sin su voluntad a través del chantaje o estar consciente, sin saber las consecuencias.

Por su parte, la especialista en Derecho a Nuevas Tecnologías de la Universidad de Monterrey (UDEM), Myrna Elvia García, consideró que el “sexting” es un tema delicado.

La catedrática universitaria advirtió que es muy fácil caer en delitos como pornografía infantil y trata de blancas a través del envío de imágenes a través de los nuevos dispositivos electrónicos.

“No existe un delito del “sexting”, pero sí hay corrupción de menores o pornografía infantil y está penado por la ley, incluso si es a un menor de edad”, afirmó la autora del libro “Derecho a las nuevas tecnologías”.

Indicó que cuando se comparte material de un menor de edad a terceros es un delito de pornografía infantil y cuando alguien tiene influencia sobre otra persona para tomarse y mandar dichas fotografías se habla del delito de trata de blancas.

“Los juristas tenemos que hacer un análisis de estas nuevas conductas que nos lleven a la protección de menores y también a la divulgación de las consecuencias”, subrayó.

Ambos delitos, apuntó, son castigados por la ley y en el estado de Nuevo León, los menores de edad entran en las sentencias gracias a que se cuenta con el Sistema de Justicia para Adolescentes Infractores.

“El Internet es tan libre y tan amplio como el pensamiento humano pero también tiene lugares como la ciudad, obscuros, y hay que darlos a conocer”, agregó la especialista.

La Agencia UDEM expuso que Internet es un arma de dos filos, ya que facilita la comunicación, pero provoca agitaciones como las redes sociales que exigen la distribución de información privada y la exhibición de la identidad.

De acuerdo a las políticas de seguridad de las redes sociales, se establece que la empresa puede acceder, preservar y compartir información cuando cree que es necesario, añadió.

La directora de Posgrados de Ingeniería y Tecnologías de la UDEM, Marta Silvya del Río, comentó que “esconder las políticas y ponerlas con términos muy legales es a propósito”.

Esto lo hacen “para que así no las leas y además te dicen: yo comparto la información con terceras personas, pero no soy responsable por lo que hagan mis socios estratégicos, pero nunca dicen quienes son”, añadió.

Manifestó que al subir datos a las redes se vuelven alcanzables en cualquier rincón del Internet y una vez que la información está en la nube ya no hay forma de bajarla.

“Si tú me pides que lo borre voy a tratar de eliminarlo, pero no puedo garantizarlo en todos mis backups, servidores y la información que ya compartí, ya que cualquier aplicación que suba información es porque quiere recolectar tus datos”, afirmó Del Río.

A su vez, el vicepresidente del Colegio de Psicología de Monterrey, Jesús Castillo López, mencionó que la “baja autoestima, humillación, trastornos emocionales, problemas psicosomáticos, depresión, ansiedad, pensamientos suicidas, pérdida de interés por la escuela y fobias de difícil solución, son las actitudes que puede manifestar la víctima después del sexting”.

“Una vez publicada hay que hablar con los padres y buscar atención psicológica para la víctima, detener el trastorno que se le presente, pues éstos fenómenos no son duraderos para los espectadores, pero sí es eterno para la víctima”, dijo.

Expresó que “muchas veces es la necesidad de adrenalina que desea la gente, ganas de sentir la emoción, porque tal vez su vida es muy aburrida y no tienen forma de sobresalir, entonces es como la misma dinámica de los deportes extremos”.

La Agencia Informativa UDEM refirió que “Snapchat” es una aplicación que permite el “sexting” de forma segura ya que consiste en controlar los segundos en que puede visualizarse el envío de una fotografía y después se autodestruye y si quien la recibe hace screenshot, se le notifica al responsable.

Detalló que aunque la aplicación no fue creada con el fin de promover la trasferencia de fotografías y grabaciones sexuales, la compañía Apple advierte que su uso es para mayores de 12 años ya que puede presentar contenido moderado sexual o desnudez.

Las políticas establecen que las imágenes se eliminan lo más rápido posible después de que el mensaje es transmitido, pero no garantizan que los contenidos se eliminen permanentemente, alertó.

La Agencia UDEM recomendó a los usuarios del “Snapchat” pensar antes de enviar lo que publican, ya que publicar una imagen de otro sin su consentimiento “puede comprometerte y hasta denunciarte”.

Igualmente, subrayó que recibir la imagen de otro no te da derecho a distribuirla, antes debes pedir permiso de quienes aparecen en dicha imagen/video, “si recibes imágenes de menores de 18, bórralas de inmediato y denúncialo ante un adulto”.

Recomendó proporcionar educación sexual y concientizar sobre la distribución imágenes íntimas, así como educar el respeto a la privacidad de los demás y propia.

@lacronicadehoy

Related Posts

¿Cuántas personas ven las fotos de pene que envías? Casi una de cuatro personas comparten tus fotos privadas con amigos
Identifican a los 3 mexicanos que perdieron la vida en el atentado de Orlando Los fallecidos son Miguel Ángel Honorato, Luis S. Vielma y Juan Chávez Martínez
¿El “sexting” será infidelidad? Más de una tercera parte de los adultos británicos no considera el "sexting" como infidelidad.
Las personas gay más poderosas del mundo según OUT La revista OUT hace el ranking de las personas LGBT más influyentes en la cultura americana.