Restaurantes masturbatorios: el inicio de una moda

Asistir a una comida en el famoso ‘Mastaurant’, ubicado en Spring Street dentro del corazón del SOHO neoyorquino, es una experiencia límite no apta para todo público. Desde el hecho de tener que reservar una mesa con poco más de dos meses de anticipación, el proceso por el que cada comensal pasa para degustar una cena en el primer restaurante masturbatorio del mundo, implica no sólo un potente sentido de la aventura, sino una eliminación de los prejuicios asociados con el sexo y la desnudez que, de acuerdo con las declaraciones del chef Pierre Rostaccis, dueño del establecimiento, tanto daño le han hecho al mundo moderno.

Considerada como una de las experiencias más sibaritas y atípicas que puede ofrecer el mundo de la gastronomía occidental, ‘Mastaurant’ ha llamado la atención de la crema y nata neoyorquina, encontrándose en una noche habitual a incontables figuras de la vida pública norteamericana, como supermodelos, actrices, cantantes e incluso políticos.

Una de las principales reglas del establecimiento es que “what happens at Mastaurant, stays in Mastaurant”, situación que se hace evidente cuando, antes de pasar a sus respectivas mesas, los asistentes deben firmar un contrato de confidencialidad que involucra graves penas en caso de emitir cualquier tipo de fotografía, o incluso declaración, asociada a lo que pase al interior del restaurante.

Una vez firmado el acuerdo, los comensales deberán quedar completamente desnudos para posteriormente entrar al salón principal y tomar asiento en alguna de las mesas reservadas. Debe hacerse notar que las reglas de etiqueta de ‘Mastaurant’ involucran la depilación previa del área genital de los comensales, situación que para la clase alta neoyorquina parece no ser una petición extraordinaria.

Una vez sentados, los clientes podrán ordenar cualquiera de los platos del exótico menú que contempla aves, mariscos, carnes y platillos vegetarianos, con el pequeño detalle de que todos y cada uno de los platos contienen, ya sea a través de alguna elaborada salsa, sopa o esencia, alguno de los fluidos propios de la masturbación.

Pasta al Pomodoro con perlas de semen dulcificado, helado de frambuesa al sudor, o sopa de trufas con esencia vaginal, son algunos de los extravagantes platillos que se elaboran con las más altas exigencias de sanidad dentro del polémico restaurante, el cual contempla dentro de su staff a un grupo de chicos de entre 21 y 24 años, cuyo único trabajo es masturbarse constantemente para proporcionar parte de la materia prima de los platillos, ya sea semen, fluídos vaginales, saliva o sudor.

La teoría detrás del concepto de Mastaurant es que todos los alimentos, al ser ingeridos, además de desatar un intenso placer culinario, activan las zonas erógenas del cerebro, generando un potente efecto afrodisiaco en los comensales que tendrán la opción de masturbarse a sí mismos o a su pareja, ya sea por puro placer o con la intención de condimentar un poco más sus alimentos, con la única regla de que no podrán levantarse de sus asientos, situación que elimina la posibilidad de penetración y evita el contacto con otros clientes, “después de todo, esto no es una orgía”, declaraba el chef Pierre Rostaccis, orgulloso dueño del local.

Concepto sin lugar a dudas innovador, el ‘Mastaurant’ pretende expandirse a ciudades con alto poder adquisitivo dados los altísimos costos de su menú, situación que según explica el propio Pierre, también tiene que ver con el disfrute de los comensales: “Todos sabemos que la gente rica es más guapa que la gente pobre, de forma que los elevados precios ayudan a dejar fuera a esos parias feos y gorditos que sin duda alguna afearían la vista del local… jejeje… esto no lo van a poner en la entrevista ¿verdad?”

Por el momento el restaurante ha sido un rotundo éxito y las reservaciones se siguen apilando día con día. Ya sólo hace falta que ustedes levanten el teléfono, se depilen y llamen.

@Errr_magazine

Related Posts

8 mitos sobre sexualidad masculina Acerca de la sexualidad masculina existen muchos mitos
Las ventajas de masturbarse todos los días La masturbación es una de las prácticas más saludables que existen
La corte suprema italiana determina que la masturbación pública no es un crimen La masturbación pública es una ofensa criminal en muchas partes del mundo
Crean pulsera que genera energía al masturbarte Lo nuevo en tecnología de energía renovable personal.

Tags: