Robin Thicke reconocer ser drogadicto y no componer sus canciones

Parecía que Robin Thicke no podía caer más bajo. Tras su one hit wonder ‘Blurred Lines’ el año pasado, el cantante canadiense ha pasado por los peores momentos de su carrera. Su mujer le dejó y él decidió dedicarle un desagradable disco que nadie ha querido escuchar.

La última ha sido en el juicio al que les ha llevado el hijo de Marvin Gaye por ‘Blurred Lines’, precisamente. El tema, compuesto por él, Pharrell Williams y otros, suena sospechosamente parecido a ‘Got to Give It Up’, del fallecido cantante de R&B.

En el juicio, Thicke sorprendió a todos con una declaración inesperada: él no ha escrito absolutamente nada del hit de 2013. Su excusa: que era un drogadicto. Su adicción a la vicodina con alcohol (qué original) le mantuvo colocado todo el día y no recuerda mucho de lo que hizo el año pasado. Y no sólo le echa las culpas a Pharrell, sino que reconoce sentir envidia: “El mayor hit de mi carrera escrito y producido por otro, estaba muy celoso y quería un poco de esos créditos“.

No sólo eso, también reconoció que ser honesto con su mujer le causó su separación y que siempre miente en las entrevistas, cuando el objetivo es vender discos.

@CromosomaX

Tags: