50 años sin Cernuda: un militante gay de los versos

luiscernudaMurió en México, a pesar de que muchos de sus amigos en el exilio, sin necesidad de comulgar con la dictadura hacían visitas continuas a España. Luis Cernuda se mantuvo firme y nunca regresó, como dejó muy claro en su poema “Peregrino”: “Vuelva el que tenga, / (…) cansancio del camino y la codicia/ de su tierra, su casa, sus amigos…(…) Mas ¿tú? ¿Volver?  Regresar no piensas,/ sino seguir libre adelante,/ disponible por siempre, mozo o viejo,/sin hijo que te busque, como a Ulises,/sin Ítaca que aguarde y sin Penélope”.

Los últimos días del poeta los pasó en casa de  su amiga Concha Méndez, como ha recordado Luis Antonio de Villena, distanciado de algunos miembros de su círculo. Hay quien dice que por el carácter duro del poeta, otros, sin embargo, aluden a que algunos se burlaban, aunque fuera en privado de su condición homosexual, algo que no solo Cernuda no ocultó, sino que formó parte esencial de su obra poética. Así parece que le ocurrió con Salinas y Guillén y con Aleixandre, al que no acabó de perdonar que no saliera del armario. En la foto adjunta podemos contemplar a los dos junto a Lorca, el gran trío de poetas del 27, todos homosexuales.cernuda01

Para Philip Silver, catedrático de Filología Hispánica en la Universidad de Columbia, el mayor logro poético del escritor fue “inventar una manera de discurrir muy concisa, bastante musical, sin rima, acentuada, flexible, impresionante… y pseudoautobiográfica” que influyó definitivamente en los poetas de la generación del 50, como Francisco Brines, Ángel González y Jaime Gil de Biedma. También se entronca con su obra la poesía de la experiencia, que tiene como uno de sus representantes a Luis García Montero, en la mesa redonda de homenaje de la Residencia de Estudiantes el próximo jueves a las 19:30 en la Residencia de Estudiantes de Madrid junto al propio Silver y  James Valender.

El experto también recuerda que “dejó ver como nadie en lengua española su condición de homosexual. Era muy tímido y pudoroso, pero este aspecto quedó claro”.

Como escribe Carlos Monsiváis: “Para Cernuda el amor es plena y exclusivamente homosexual. A partir de ‘Los placeres prohibidos’, Cernuda renuncia a cualquier subterfugio y desafía a un medio, la España de los treintas, en donde asumirse como homosexual, fuera o dentro del poema, es un suicidio social. Sin tregua, Cernuda lucha por los derechos civiles de una minoría con el método más sencillo: ejercerlos ampliamente. Al no ocultar ni causa ni predilecciones le es aplicable lo que él mismo, a propósito de Corydon, dice de la obra de Gide: ‘descansando en su propia vida, teniendo como materia principal la sustancia misma de que se nutre ésta, requería tal rara sinceridad, venciendo pudor o complacencia, si dicha obra había de ser entendida en toda su singular individualidad compleja`”.

Según Gil de Biedma, Cernuda define su identidad en relación a dos hechos: su condición de poeta y su condición de homosexual. Él se siente siervo de la poesía, alguien tan fatalmente destinado a ese ámbito que no espera más recompensas ajenas a su trabajo. Como vuelve recordar Monsiváis: “Al principio, es la cauda de símbolos clásicos: el marinero, el cuerpo joven recortado sobre la playa, el pastorcito. Después, Cernuda se abandona al tono patético de la vejez que es, en sí misma, degradación: ‘Mano de viejo mancha /El cuerpo juvenil si intenta acariciarlo. /Con solitaria dignidad el viejo debe/ Pasar de largo junto a la tentación tardía’”.

@OcioGay

Related Posts

Suburra de Netflix muestra un deseable personaje gay Spadino lucha con sus deseos sexuales reprimidos
Estudio prueba que las parejas gay son más felices Tienen lazos más fuertes ya que no buscan entrar en roles de género
“Love, Simon”: el amor gay adolescente La película está protagonizada por Nick Robinson y Josh Duhamel
Estudio: la orientación sexual es genética Se encontraron dos variantes de genes que al parecer están conectados con la orientación sexual

Tags: