Atacan con gas venenoso la misma discoteca gay rusa que sufrió un tiroteo

650_1000_130551_central_principalHomofobia, acoso y derribo. Así podríamos resumir lo que está ocurriendo en Rusia con la discoteca gay “Central Station”. Si hace unos días este local sufría un tiroteo, este fin de semana ha tenido que lamentar otro ataque, esta vez con gas venenoso.

En el momento del ataque había en su interior unas 500 personas, que inhalaron este gas y tuvieron que ser atendidas en diversos hospitales e incluso, en algunos casos de más gravedad, hospitalizados. Andrey Leschinsky, el dueño del club, cree ha lamentado los ataques extemistas contra la comunidad LGBT, al tiempo que ha explicado que cree que lo que buscan es que el local cierre o se vaya del edificio.

Este es uno más de los ataques homofobos que se han producido en Rusia gracias a Putin y su ley antigay, que da rienda suelta a que cosas como estas ocurran mientras ningún organismo internacional hace nada por evitarlo. El silencio y la indiferencia son cómplices de la homofobia del gobierno ruso.

@ambienteg

Related Posts

“Love, Simon”: el amor gay adolescente La película está protagonizada por Nick Robinson y Josh Duhamel
Estudio: la orientación sexual es genética Se encontraron dos variantes de genes que al parecer están conectados con la orientación sexual
Los 5 besos gay más importantes de la TV Aquellos primeros besos entre dos hombres que a muchos han hecho estremecer
Starbucks: ¿parte de la agenda gay? ¿Por qué nos volvemos locos con que en su anuncio aparezcan dos mujeres de la mano? 

Tags: