Cómo ser panista y Gay

No, no es una reflexión motivada por el despecho. Sí, empezó como suelen iniciar las aventuras entre homosexuales, por un acostón de fin de semana, esos arranques calenturientos después de una que otra conversación poco relevante en un antro al que sólo pueden entrar hombres.

La madrugada de un sábado. Era, mejor dicho es, un tipo entre lo varonil y lo común, bien fajado, buen corte de cabello, barba de tres días. Quizás más blanco de lo que mis parámetros suelen permitirse pero vaya, nadie es perfecto.

Las cosas como son: el sexo estuvo bastante bien, de esas veces que todavía no acaba y uno ya está fantaseando en cómo podría ser el siguiente encontronazo. Intenso, algo pervertido, por no decir sucio. En muchas ocasiones, el preámbulo suele ser mejor que el sexo en sí. No hubo ni lo uno ni lo otro. A pesar de que me anotó un número de celular, nunca devolvió siquiera un mensaje. Tampoco era para tanto. Uno de esos One night stand que vale la pena recordar.

Fue hace ya varios años. Después de eso, a ese tipo bien fajado y de atractivo corte de cabello me lo he encontrado dos veces: la primera fue caminando enganchado del brazo de su hermana y su madre y su padre.

Yo iba a manera de periodista infiltrado a la 6ª Reunión Mundial de las Familias en 2009 (ingeniosa manera de disfrazar un evento católico en el que se “discuten” temas como el aborto entre oraciones y padres nuestros), él, al parecer, iba en serio.

Sé que me reconoció pero ni siquiera esbozó un guiño. Yo, la verdad, sí medio torcí la boca. Nunca es agradable que te apliquen el “si te vi no me acuerdo”. Por cierto, ese Reunión Mundial fue inaugurada por el Presidente Felipe Calderón Hinojosa.

Hace apenas unas semanas volví a verlo en aquel mismo antro del que salimos y pedimos un taxi directo a mi cama. Se le veía contento. Como la vez pasada, en el lobby del centro de convenciones Bancomer de Santa fe, no me dirigió ni la mirada.

Esta vez pensé que tal vez iba con pareja o un nuevo ligue. Por conocidos de conocidos de amigos de él me aseguraron que no era personal. Al parecer, acaba de resultar electo para algún puesto público, no supieron decirme si diputado “pero algo así”.

Lo que sí era un hecho, es que había llegado a ese puesto, gracias al impulso del Partido Acción Nacional (PAN), con el que simpatiza y milita desde hace ya varios años. No cabe duda que los viñedos del Señor son extraños.

Blanquiazul y rosa

La relación entre el PAN y la hoy conocida como comunidad Lésbico, Gay, Bisexual, Transgénero, Travesti, Transexual e Intersexual (LGBTTTI) ha sido más bien accidentada. Lo cierto es que el partido, o al menos sus representantes de alto calibre, no han escatimado es hacer pública su evidente homofobia.

En 2010, el Gobernador de Jalisco, Emilio González, orgulloso panista, declaró chistosamente que las bodas entre personas del mismo sexo le daban asquito.

En las pasadas jornadas electorales de julio de 2012 y después de haber estado en el poder alrededor de 12 años, el PAN perdió unos de sus bastiones más socorridos a la hora de referir como metáfora al poder blanquiazul: Jalisco.

Y como se dice también, con más humor que saña, que en Guadalajara se dan los machos, pero unos con otros (otro dicho popular asegura que Jalisco produce gays y Veracruz los consume), ¿será que la inconformidad de la comunidad LGBTTTI tuvo algo que ver en el fuerte castigo del PAN?

Y ni qué decir del poder ejecutivo y las ocurrencias de Felipe Calderón Hinojosa, como aquella vez, en esa oscura costumbre de los panistas de hacerse pasar como malogrados protagonistas de un Stand Up Comedy, aseguró que el moño rosa que llevaba era porque apoyaba la lucha contra el cáncer y no porque era un maricón:

Como es el primer evento de salud que hago este mes de octubre, me puse mi moñito color rosa, no vayan a pensar otra cosa, es porque el color rosa es un distintivo que se usa en el mes de octubre para que sumemos esfuerzo todos, no sólo las mujeres, todos, para luchar contra el cáncer de mama en las mujeres” declaró el mandatario.

Como todos sabemos, el PAN perdió la Presidencia también después de dos sexenios.

@centralpuebla

Related Posts

Suburra de Netflix muestra un deseable personaje gay Spadino lucha con sus deseos sexuales reprimidos
Estudio prueba que las parejas gay son más felices Tienen lazos más fuertes ya que no buscan entrar en roles de género
“Love, Simon”: el amor gay adolescente La película está protagonizada por Nick Robinson y Josh Duhamel
Estudio: la orientación sexual es genética Se encontraron dos variantes de genes que al parecer están conectados con la orientación sexual

Tags: