Crecer siendo gay durante el siglo XXI en una gran ciudad occidental

amorgay_previoEs cierto que el acoso homófobo sigue existiendo, como os contamos muchos días del año en Ociogay.com y que hay países con leyes recién aprobadas pero más propias del siglo XV. También es cierto que las cosas están cambiando, para bien, en buena parte del mundo. Nos lo hace ver Chiasson, que ha sido durante 20 años el coordinador de Los Angeles Unified School District’s Office Human Relations, Diversity and Equity. Algo así como el guardián de la igualdad en los colegios de la ciudad californiana.

“‘Oye, ¿qué piensas de los homosexuales?’, es una pregunta que he hecho durante este tiempo a muchos chavales. Hace 20 años nadie admitía conocer a un gay en su entorno y todos lo relacionaban con el sida. Ahora todos los miembros de la clase levantan la mano para decir que tienen un amigo con esa orientación y hace años que no oigo hablar de VIH en este contexto”, declara el funcionario.

Chiasson admite que “ser un adolescente homosexual en el siglo XXI no tiene nada que ver  con lo que suponía serlo antes”. Y pone como ejemplo que, muchos tienen tan asimilado el respeto a la causa LGTB que se burlan de que genere tanta polémica entre sus padres cuestiones como incluir la lucha del colectivo en las clases de historia o la enseñanza de las prácticas homosexuales en las lecciones educativas sobre salud.

Aporta otro ejemplo significativo: los bailes de fin de curso son una tradición en cualquier institución escolar secundaria, pues bien se crearon algunos para homosexuales y han dejado de existir porque la mayoría acude con normalidad a los de su colegio, incluso con parejas del mismo sexo. Ha habido alguna lesbiana como reina del baile que se negó a llevar vestido y acudió con un smoking femenino.

No todo es de color de rosa, admite que a medida que nos vamos alejando de la ciudad  hay más choques e incluso persecuciones a algunos alumnos, o, por ejemplo, comunidades como la asiática para las que salir del armario sigue siendo una tortura. Sin perder eso del horizonte, Chiasson pide seguir luchando, pero no olvidar todo lo que se ha conseguido.

@OcioGay

Related Posts

“Love, Simon”: el amor gay adolescente La película está protagonizada por Nick Robinson y Josh Duhamel
Estudio: la orientación sexual es genética Se encontraron dos variantes de genes que al parecer están conectados con la orientación sexual
Los 5 besos gay más importantes de la TV Aquellos primeros besos entre dos hombres que a muchos han hecho estremecer
Starbucks: ¿parte de la agenda gay? ¿Por qué nos volvemos locos con que en su anuncio aparezcan dos mujeres de la mano? 

Tags: