El bareback, reduciendo riesgos

En Reduce Riesgos estamos convencidos de que el uso del condón acompañado de lubricante a base de agua o silicón es la mejor forma de prevenir el VIH. Sin embargo, reconocemos que existen personas a las que les gusta practicar el sexo sin condón que también tienen la posibilidad de cuidarse.

El bareback o hacerlo a pelo hace referencia a las relaciones sexuales anales entre hombres en las cuales no se utiliza condón y por lo tanto, existe riesgo de adquirir o transmitir el VIH. Los barebackeros son aquellas personas que regularmente buscan tener relaciones sexuales sin condón, especialmente con parejas ocasionales.

Existen muchos hombres gays, bisexuales y otros hombres que tienen sexo con hombres (HSH) que llegan a tener ocasionalmente relaciones sexuales sin condón, ya sea por olvido, falta de condones, por estar borrachos o drogados, o incluso por calentura pero que no son barebackeros. Tanto los barebackeros como aquellos que regularmente tratan de usar condón pero no lo consiguen en el 100% de sus relaciones están en riesgo de adquirir infecciones de transmisión sexual y VIH.

Para ellos existen los métodos de reducción de riesgos, es decir, prácticas y tecnologías que disminuyen la probabilidad de adquirir VIH pero que no la eliminan del todo. Por esto, lo ideal debería ser usar el condón siempre.

La reducción de riesgos es un conjunto de acciones y de tecnologías para la prevención que permiten disminuir las probabilidades de adquirir VIH. El riesgo no se elimina, simplemente se reduce.

Las estrategias que se mencionan aquí no reducen el riesgo de adquirir infecciones de transmisión sexual (ITS) sino únicamente de VIH. Definitivamente el mejor método de protección es usar condón acompañado de lubricante, pero si por alguna razón no se puede o no se quiere usar condón, estas estrategias pueden servirte:

La profilaxis o PEP: Si fuiste víctima de una violación o si tuviste una relación sexual anal en la cual crees que hay una fuerte posibilidad de haber adquirido VIH, puedes recurrir a la Profilaxis Post-Exposición dentro de las primeras 36 horas posteriores al contacto sexual.

La Profilaxis Post-Exposición (PEP) no debe tomarse a la ligera ya que su uso es muy restringido y su efectividad es del 80%, que aunque es alto no garantiza que no vaya a haber transmisión del VIH. La PEP se debe tomar por 28 días y consiste en medicamentos antirretrovirales que por su dosis pueden provocar fuertes efectos secundarios tales como malestar, mareos y náuseas. Si el tratamiento no se utiliza adecuadamente durante las 4 semanas, su efectividad puede disminuir mucho.

En Estados Unidos ya está disponible otro método llamado Profilaxis Pre-Exposición (PrEP por sus siglas en inglés) la cual consiste en tomar de manera regular un medicamento llamado Truvada. De esta forma, se crea en el cuerpo una protección a adquirir VIH. El problema de la PrEP es que si no se toma consistentemente, el efecto protector puede disminuir o desaparecer. Además, el medicamento es muy caro y muy pocas personas podrían tener acceso a este método. En México la PrEP aún no está disponible.

Eyaculación externa: Cuando una persona se viene adentro sin haber usado condón, existe un gran riesgo de adquirir VIH y otras ITSs. Si por alguna razón no tienes condones a la mano o decidiste no usarlos, no eyacules dentro (si eres el activo) y no dejes que eyaculen dentro del recto (si eres el pasivo). No olvides que durante toda la penetración existen riesgos, especialmente por las pequeñas heridas que se pueden provocar en el pene y el ano por lo que eyacular fuera tampoco es una garantía de que se evite el VIH.

Dipping o penetración a medias: Consiste en penetrar sin condón para tener una mayor erección y, después de unos minutos, retirarse y colocarse el condón para continuar penetrando. Esta práctica es similar a la eyaculación externa, sin embargo implica que se tenga contacto sin condón como “una probadita” y después se prosiga con el sexo protegido. El dipping tampoco es muy seguro, sin embargo si se acompaña con uso abundante de lubricante podría disminuir la probabilidad de adquirir VIH, pero no reduce el riesgo de adquirir otras infecciones de transmisión sexual.

Sero-sorting o selección de parejas:  Práctica que refiere a que las personas que practican bareback y que conocen su estatus de VIH tienen la posibilidad de buscar parejas que tengan el mismo estatus, es decir, quien ya vive con VIH puede buscar personas que también tengan VIH y quienes sean negativos, busquen también negativos. Esta es una práctica común en comunidades bareback de varios países. El problema es que puede haber personas que hayan contraído el VIH en las semanas recientes y no lo sepan o que haya hombres positivos que digan no tener VIH por miedo al rechazo o la discriminación, con lo cual se incrementa el riesgo de adquirir el virus.

El auxiliar en esta práctica es lo que se conoce como tratamiento como prevención. El tratamiento como prevención implica que las personas que viven con VIH utilizan adecuadamente sus medicamentos antirretrovirales y por lo tanto, tienen una mínima posibilidad de transmitir el virus, incluso si no usan el condón.

Sero-positioning o posicionamiento estratégico: los activos tienen menos posibilidades de adquirir VIH que los pasivos, sin embargo la diferencia del riesgo entre uno y otro no es muy grande. Por esta razón, si consideras que la persona con la que vas a tener relaciones podría vivir con VIH y tú no lo tienes, es preferible que tú seas quien penetre. El riesgo de tener pequeñas heridas tanto en el recto como en el pene, especialmente en el prepucio, es alto; sin embargo el recto tiende a ser más vulnerable que el pene.

La Circuncisión es útil en estos casos ya que los hombres que no tienen prepucio tienen menos riesgos de adquirir VIH, al menos los que son activos. Este método tiene una protección relativamente baja, sin embargo, aquellos que están circuncidados tienen menos riesgos de sufrir heridas en el pene en el momento de la penetración.

Uso abundante de lubricante: El uso de lubricante es FUNDAMENTAL para nosotros, ya sea con o sin condón. La cavidadrectal es muy frágil por lo que durante la penetración existen altas posibilidades de que se provoquen heridas, ya sean notorias o no notorias a simple vista. El pene también puede presentar heridas que en la mayoría de las ocasiones no son perceptibles pero que pueden ser vías de entrada para el VIH y otras ITS.

Cuando se usa lubricante, existe menos probabilidad de que se presenten esas heridas y menos posibilidades de que el condón se pueda romper. Lo ideal es que se use lubricante a base de agua acompañado con condón, pero existen también otro tipo de lubricantes que se pueden utilizar ya sea con o sin condón como los lubricantes a base de silicón.

El uso de vaselina u otros aceites no es recomendable. Lo mejor es comprar en la farmacia o en una sex shop un lubricante hecho específicamente para tener penetración. Existen algunas personas que pueden ser alérgicos a algunos lubricantes, sin embargo existen muchas opciones para escoger por lo que no hay pretextos para escoger alguno que se adapte a nuestras necesidades.

Si te gusta usar juguetes sexuales o el fisting, se recomiendan lubricantes a base de aceite llamados “mantequillas” ya que hacen la penetración más sencilla; sin embargo, la mayoría de mantequillas no se recomienda junto con el uso del condón.

Tratamiento de ITS: Cuando alguien tiene una infección de transmisión sexual, existe un mayor riesgo de adquirir VIH debido a que las posibles heridas provocadas por las ITS son puntos de entrada para el virus. Además las ITS pueden provocar que el sistema inmunológico esté débil y por lo tanto el VIH pudiera potencialmente reproducirse más rápido.

Si bien las ITS son curables o tratables, existen varias infecciones que pueden provocar severos daños a la salud. Por ejemplo, el VPH puede llegar a ocasionar cáncer en el recto o en la garganta; el herpes nunca desaparece del cuerpo por lo que puede manifestarse muchas veces durante nuestra vida cuando nuestras defensas estén bajas; la hepatitis B requiere de mucho tiempo en reposo, un tratamiento muy agresivo y puede incluso llegar a dañar al hígado de forma irreversible por lo que podría ser necesario un trasplante.

Siempre que se sospeche de la presencia de una ITS se debe acudir al médico lo más pronto posible y no dejar que los problemas se agranden.

@reduceriesgos

Related Posts

¿Cuáles son los libros gay más leídos en México? Las obras gay tratan sobre la vida nocturna, movimientos artísticos y literarios, y cosas más profundas
Revelan cuantos hombres gay tienen sexo sin condón Casi dos de cada tres hombres que tienen sexo con otros hombres lo hacen sin condón
Se prueba como evitar la transmisión de VIH El estudio siguió a 350 parejas gay durante un periodo de cuatro años
Trump discriminará a trabajadores gay Trump firmó una orden ejecutiva que revoca varias ordenes ejecutivas previas

Tags: