El Consejo de Estado de Colombia reitera su apoyo a las parejas del mismo sexo

El Consejo de Estado de Colombia (la más alta instancia judicial de ese país en materia contencioso-administrativa) ha emitido una muy contundente sentencia que reconoce el carácter de familia de las parejas del mismo sexo y hace un llamamiento a que se les otorgue una protección garantista en un “verdadero y real plano de igualdad”. Un fallo en la línea de lo que ya en 2011 determinó la Corte Constitucional y de lo que el propio Consejo de Estado argumentó ya hace un año en relación a otro caso, y supone un nuevo paso adelante en la carrera por la igualdad jurídica de las familias LGTB en Colombia.

En concreto, la sentencia del Consejo de Estado de Colombia da la razón a una familia que reclamaba los perjuicios ocasionados por el asesinato de Luis Enrique Alzate a manos de Ricardo Antonio Úsuga, agente del extinto DAS (Departamento Administrativo de Seguridad). Entre las personas que deberán ser indemnizados se encuentra Lucía Zuluaga, hermana de crianza del asesinado, a la que el Consejo de Estado considera también parte de su familia.

Pero es en la argumentación del fallo, que recoge con amplitud el diario El Espectador, donde el Consejo de Estado se refiere a las parejas del mismo sexo, que sitúa en el marco de la realidad familiar. “El matrimonio y -principalmente- la familia han dejado de ser unas instituciones ancestrales estructuradas sobre conceptos eminentemente biológicos y religiosos; al contrario como lo demuestra la historia, son fenómenos o procesos dinámicos o vivientes que han evolucionado con el paso del tiempo para transformarse o mutar en organismos sociales que pueden presentar diversas manifestaciones, estructuras o integraciones (…) En esa medida, la familia podrá estar constituida -a modo simplemente ilustrativo- por un padre y una hija, o por una madre soltera con su respectivo primogénito, o por la tradicional decisión libre y voluntaria entre un hombre y una mujer de hacer vida conyugal, o por la decisión libre y voluntaria de dos personas del mismo sexo que se profesan amor y desean realizar vida conyugal”, expresa la sentencia, de la cual ha sido ponente el magistrado Enrique Gil Botero.

Según la sentencia, más allá de la existencia de un contrato o vínculo formal, la familia “nace de la decisión libre y voluntaria entre dos personas que de manera consciente asumen la existencia de lazos de solidaridad, apoyo, cariño, amor y convivencia que generan cohesión entre ellos, al grado que pueden procrear, adoptar o asumir la crianza de hijos o hijas para acogerlos dentro de la misma” y que no solo surge “de los vínculos naturales y jurídicos entre dos personas heteroafectivas u homoafectivas, sino que también puede surgir a nivel monoparental (uno de los padres y un hijo(a)), o puede ser analizada de forma extensiva, es decir, la que integran abuelos, padres, hijos y nietos (consanguíneos o de crianza)”.

@DosManzanas

Related Posts

La opción saludable para este año: yoga al desnudo Cuando estamos desnudos y nos aceptamos, la igualdad florece
El sudor del hombre reduce el estrés El estudio se hizo entre 100 parejas heterosexuales
Regresa Queer Eye for the Straight Guy La serie contará con 8 episodios y no tendrá a ninguno de los conductores originales
Propósito 2018: blanqueamiento de pene Los pacientes que han recibido dicho tratamiento tienen entre 22 y 55 años de edad

Tags: