El homófobo ministro de Exteriores de Uganda fue elegido presidente de la Asamblea General de la ONU

Sam Kutesa, hasta ahora ministro de Asuntos Exteriores de Uganda y uno de los defensores de la legislación homófoba aprobada en ese país en febrero, es el nuevo presidente de la Asamblea General de Naciones Unidas. Los estados africanos, a los que por turno correspondía elegir el cargo, decidieron hace ya un año el nombre de Kutesa, un político sobre el que además recaen importantes sospechas de corrupción. Kutesa ocupará el cargo durante un año a partir de septiembre.

Formalmente, Sam Kutesa ha sido elegido por aclamación, sin mediar votación alguna. En realidad la elección del presidente de la Asamblea General de Naciones Unidas la hacen cada año los estados de una de las cinco áreas geográficas en las que se agrupan sus estados miembros de acuerdo a un orden rotatorio, en este caso África. De hecho, los estados de la Unión Africana acordaron de forma unánime el nombre de Kutesa en mayo de 2013.

Podría argumentarse que la elección tuvo lugar antes de que se produjera la aprobación definitiva de la ley ugandesa, pero lo cierto es que Kutesa, sabiendo ya que estaba destinado a presidir la Asamblea General de la ONU,no dudó en defender la norma homófoba frente a la condena internacional, argumentando que “la mayoría de los africanos detestan esta práctica [la homosexualidad]. Kutesa también ha afirmado que la homosexualidad “es mala para nuestros jóvenes” y “ofende nuestra cultura”. Recordemos que desde la aprobación de la terrible ley ugandesa, que incrementa las penas para los delitos relacionados con la homosexualidad, se han producido decenas de incidentes homófobos, que incluyen linchamientos, violencia colectiva, incendio de hogares, chantaje, pérdida de puestos de trabajo, detenciones, expulsiones y suicidios.

La homofobia de Kutesa no es por cierto su único aspecto polémico. Sobre el ministro de Exteriores ugandés recaen serias sospechas de corrupción. Se lo ha contado al diario El Mundo un periodista ugandés. “En los 90, cuando era presidente de la aerolínea nacional ugandesa, impulsó su venta junto al presidente Museveni, y de aquella operación salió mucho más acaudalado de lo que entró. Después firmó contratos con Naciones Unidas (como el transporte de los Cascos azules hacia el Congo) desde la empresa privada Entebbe Handling Services (ENHAS) de la que era principal accionista. Aquello le procuró mucho más dinero. Hoy Uganda no tiene aerolínea propia”, cuenta este periodista, que prefiere mantener el anonimato.

@DosManzanas

Related Posts

Boy Erased se centra en las terapias de conversión Boy Erased se estrena en noviembre en Estados Unidos.
Multan a México en el mundial por homofóbico El artículo 67 del código disciplinario de la FIFA dice que el equipo puede considerarse responsable por la conducta inapropiada de su afición. 
Beso gay en el Señor de los Cielos Una escena entre Omar Terán y Jaime ha desatado comentarios en redes sociales.
Queer Eye sin duda será el programa gay del año La clave ha sido la manera en la que han actualizado el formato a la realidad de la época.

Tags: