Esto ocurre cuando la Champions y la homofobia se encuentran en un bar del DF

Durante los primeros 90 minutos, Christian N y su pareja disfrutaron de la final de la Champions como el resto de los que se dieron cita en un restaurante en la Ciudad de México el sábado 24 de mayo por la tarde. Gritó gol y sufrió la corta ventaja del Atlético de Madrid hasta que en los cinco minutos de compensación, con el empate del Real Madrid, tuvo que olvidarse del futbol.

El grito de “puto, puto, puto, puto” fue más sonoro y duradero que el del gol del empate. Un grupo de entre 15 y 20 personas, la mayoría hombres aficionados del Real Madrid, se posaron alrededor de su mesa para repetir una y otra vez esa palabra. Algunos le jalaron su camiseta del Atlético, hubo otro que escupió en su vaso y quienes le lanzaron besos en tono de burla. Christian no se movió y su pareja también se quedó helado mientras esperaban que todo volviera a la normalidad con el arranque de los tiempos extra, pero no fue así: “putos”, “mariquitas”, “jotos”, los descalificativos no cesaban.

Además de que hubo quien permaneció alrededor de la pareja para insultarla, la camiseta del Atlético que portaba Christian fue desgarrada por los jaloneos y les fue arrojada cerveza sobre la cara, seguida de una flor hecha de papel. Entonces decidieron partir.

Según la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) en 10 años se han recibido 700 quejas por discriminación o agresiones vinculadas a la identidad sexual, pero el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) acumula cuatro mil en el mismo periodo.

Sin embargo, ni Christian ni su pareja desean interponer una queja o demanda por lo que ocurrió. Él dice en entrevista telefónica que lleva una década soportando este tipo de agresiones y que está seguro que pasaran otros veinte en “prácticamente las mismas condiciones”. Pone de ejemplo “lo normal” que es que en cada partido del futbol mexicano se insulte a los rivales diciéndoles puto.

“¿Por qué les gritan putos? Para denigrarlos, porque México es un país homofóbico y está arraigado que ser homosexual es un defecto, es ser menos. Estamos acostumbrados a molestar e insultar al que es gay, a verlo siempre como el ‘puerquito’ que vale menos”.

El Conapred recientemente señaló que los gritos de “puto” durante los partidos de futbol son expresiones homofóbicas, discriminatorias y racistas que pueden incitar a la violencia.

En México, es común que durante los juegos se grite “puto” al portero del equipo contrario cuando está a punto de despejar. Ricardo Bucio, presidente de Conapred, recomendó en marzo pasado a la Federación Mexicana de Futbol emprender una campaña correctiva para frenar los gritos denigrantes y homofóbicos de los aficionados mexicanos.

Christian no pudo ver los tiempos extra del partido de este sábado en el mismo lugar como uno más de los amantes del futbol, pero con el ánimo de superar el mal trago entró a otro establecimiento para no perderse el final.

“Me encontré con lo mismo —dice entre risas— pero los agraviados ahora no fuimos nosotros. Los gritos ahora eran contra la televisión, contra el aparato lanzaban papas a la francesa y lo que encontraban mientras gritaban ‘putoooo’ y cosas como ‘ya cogételo’. ¿Me sorprende? La verdad no, como ya te dije, vivimos en un país homofóbico”.

El joven de 35 años se refiere a lo que ocurrió al final del partido, cuando el Real Madrid se coronaba campeón de Europa y el portugués Cristiano Ronaldo acudió a la tribuna para entregar su camiseta y fundirse en un largo abrazo con otro hombre, que resultó ser su hermano.

Omitimos los nombres de los agredidos, así como del lugar de los hechos, a petición de  la pareja agredida.

De 1995 a 2013: 887 homicidios por homofobia

Apenas el 17 de mayo pasado se conmemoró por primera vez en México el Día Nacional de la lucha contra la Homofobia, que según el decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación se define como “el temor, rechazo o aversión hacia las personas en razón de su orientación, preferencia sexual, identidad y expresión de género, basada en estereotipos, prejuicios y estigmas, expresada en actitudes y conductas discriminatorias que vulneran la igualdad, dignidad, derechos y libertades de toda persona, que pueden generar diversos tipos de violencia”.

Entre 1995 y 2013 se han registrado 887 homicidios por homofobia en México, según el último informe que la Comisión Ciudadana contra los Crímenes de Odio por Homofobia, a cargo de la organización civil Letra S Sida, Cultura y Vida Cotidiana dio a conocer el 17 de mayo pasado.

El reporte, hecho con un monitoreo de medios en 16 entidades federativas señala que los cinco sitios con más casos son el Distrito Federal con 168, Estado de México con 98, Nuevo León con 67, Michoacán con 58 y Jalisco con 56.

Sin embargo, no muy lejos están Yucatán con 52, Veracruz con 45, Chihuahua y Puebla con 36, Tabasco con 33, Guerrero con 31, Baja California y Quintana Roo con 26 y Chiapas con 24.

Ese informe señala que la mayor parte de los homicidios por homofobia ocurren en el domicilio de las víctimas, pero en 23% de los casos los cuerpos son hallados en la vía pública.

@animalpolitico

Related Posts

Heterosexuales tienen tríos con otros hombres La tendencia forma parte del concepto llamado bromance
¿Cuáles son los libros gay más leídos en México? Las obras gay tratan sobre la vida nocturna, movimientos artísticos y literarios, y cosas más profundas
30% de gays acepta ejercer violencia a su pareja Otro 60 por ciento afirma que conocen personas que han sufrido violencia intragénero
El metro de CDMX instala un asiento con pene El asiento está moldeado con el abdomen de un hombre, su ombligo y un pene flácido

Tags: