“Facing Fear”, un documental sobre el perdón de un hombre gay a su agresor

facingfear¿Puede alguien superar el prejuicio y el odio? ¿Es posible perdonar a quien un día te agredió? ¿Es posible incluso que surja una amistad? Y si es posible, ¿qué puede enseñar para luchar contra la discriminación? Estas preguntas de tanto calado son las que se plantean en la película documental Facing Fear, del realizador Jason Cohen.

Una noticia que da un poco de esperanza. Las agresiones y la violencia por el odio contra las personas LGTB son noticia con demasiada frecuencia. Sin embargo, no es tan común que se hable de cómo alguien supera el odio. Menos habitual todavía es que pida perdón a la víctima. Y más raro aún se hace que este perdón se transforme en amistad. Es justo esta última posibilidad la que nos trae el documentalFacing Fear.

En 1980, Matthew Boger era un adolescente de 14 años. Vivía en las calles de Los Ángeles después de que su madre lo echara de casa al saber que era gay. Un día se tropezó con Timothy Zaal y su grupo de skinheads, quienes vieron en él a un “maricón” que había que eliminar. Le dieron una brutal paliza que dejó a Matthew malherido e inconsciente. Fue tal la violencia que Zaal y su grupo creyeron haberle matado. La posibilidad de haber llegado a este punto fue lo que hizo que Zaal se viera en cierto modo conmovido, si bien esto no le impidió proseguir en grupos neonazis durante un tiempo.

Pasado el tiempo Timothy se alejó del mundo neonazi y fue reconsiderando sus posiciones. 25 años después de la paliza, y curiosamente en una visita al museo de la tolerancia, Timothy se reencontró  por casualidad con Matthew. Este nuevo encuentro en unas circunstancias distintas fue el inicio de una relación que se ha convertido en una sólida amistad. Como ellos mismos cuentan en la entrevista, no son amigos en el sentido de quedar a salir. Lo son en el sentido más profundo de que cuentan el uno con el otro para consultarse y apoyarse en los momentos difíciles. Como ellos mismos se describen, han pasado a tener una relación de amistad en la que se consideran mutuamente como la familia que no han tenido.

Matthew y Timothy han compartido su historia en diversos foros en un esfuerzo por combatir el odio y la violencia contra lesbianas, gays, bisexuales y trans. El realizador Jason Cohen ha querido narrarla en su documental.Como él mismo cuenta, tiene como objetivo explorar los mecanismos psicológicos y sociales que llevan a creer que un chico sin hogar de 14 años es un enemigo que ha de ser eliminado. Y ha querido también contar una historia esperanzadora de cómo el odio no es incurable y, al menos en algunos casos, puede ser superado.

No creemos que se deba caer en buenismos exagerados, pues estas historias son poco frecuentes. Requieren de un arrepentimiento y un cambio de mentalidad por parte del agresor, lo que pasa pocas veces. Y precisa de una disponibilidad a perdonar por el agredido, lo que no siempre es posible y desde luego nunca es exigible. Tampoco hay que dejar de remarcar la importancia de que la ley castigue la violencia contra las personas LGTB. Pero es bueno saber que, al menos en algunos casos, se puede ir más allá.

@DosManzanas

Related Posts

“Love, Simon”: el amor gay adolescente La película está protagonizada por Nick Robinson y Josh Duhamel
Estudio: la orientación sexual es genética Se encontraron dos variantes de genes que al parecer están conectados con la orientación sexual
Los 5 besos gay más importantes de la TV Aquellos primeros besos entre dos hombres que a muchos han hecho estremecer
Starbucks: ¿parte de la agenda gay? ¿Por qué nos volvemos locos con que en su anuncio aparezcan dos mujeres de la mano? 

Tags: