Filme sobre origen de lucha gay desata controversia en EE.UU.

Fue la madrugada del 28 de  junio de 1969 cuando un grupo de 200 gays, transexuales y lesbianas puso en aprietos a la policía de Nueva York. Los llamados disturbios de Stonewall, que enfrentaron durante cuatro horas a manifestantes gays y a la fuerza pública, serían sucesivamente celebrados por la comunidad LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y transgénero), primero en las principales ciudades de Estados Unidos y luego en las más importantes del mundo. Actualmente el 28 de junio es oficialmente el Día del Orgullo Gay. 

stonewall

A 46 años de los disturbios, el realizador alemán Roland Emmerich estrenará  un filme sobre los acontecimientos, al que bautizó simplemente como Stonewall. La película tiene el perfil histórico e ideológico que suelen brindar las producciones que se estrenan en el último tercio del año, buscando las  nominaciones al Oscar, sin embargo, Stonewall ha tropezado con una serie de críticas y burlas desde que se lanzó su primer trailer la semana pasada.

El estudiante transexual Pat Cordova-Goff lleva reunidas casi 25 mil firmas en internet para pedir públicamente un boicot a la película, que llega el 25 de septiembre a salas comerciales de Estados Unidos. “¿Un hombre blanco y que no es transexual como protagonista? Parece una forma de borrar las historias de gays y transexuales de color para hacerlo más atractivo para la gran pantalla”, dice Pat Cordova-Goff en su página.

Al llamado de firmas en Estados Unidos se sumó también el de la revista británica de izquierda The New Statesman, que cuestiona la ausencia de figuras capitales del movimiento LGBT en la cinta. “Sylvia Rivera y varios otros pioneros de Stonewall ni siquiera aparecen en los créditos. Entre ellos está, por ejemplo, Miss Major Griffin-Gracy, que fue golpeada por un policía antes de que la llevaran a la correccional, donde le rompieron la mandíbula. Stormé DeLarverie, una lesbiana y drag king (mujer vestido de hombre) que sangraba mientras la llevaban esposada e incitó a la muchedumbre a que se rebelara”, escribe Helen Thomas en la revista.

Las palabras de DeLarverie, de hecho, fueron las que desataron la ira final de los manifestantes de la calle Christopher Street. Tras su intervención, los protestantes lanzaron los primeros ladrillos a los ventanales superiores del local Stonewall y pincharon varios neumáticos de carros celulares. La película de Emmerich no sólo  deja a un lado a estos personajes (todos afroamericanos y transgéneros), sino que además le da el protagonismo a un muchacho blanco del Medio Oeste estadounidense (Jeremy Irvine) que llega a la Gran Manzana  y descubre su identidad sexual. Otro de los actores es Jonathan Rhys-Meyers, quien interpreta al también blanco Trevor. Para muchos es sólo un blanqueamiento literal de la historia del movimiento gay en los 60, cuya lucha fue entablada en gran parte por homosexuales de origen negro, latino y de muy bajos recursos.

Emmerich, cineasta abiertamente homosexual, salió a moderar los ánimos en su página de Facebook. “Entiendo que tras el lanzamiento del trailer haya preocupación acerca de  cómo se relaciona nuestro protagonista con la historia, pero cuando la cinta se estrene las audiencias comprobarán como realmente honramos a los activistas reales que estuvieron ahí”.

Con Información de @latercera

Related Posts

Suburra de Netflix muestra un deseable personaje gay Spadino lucha con sus deseos sexuales reprimidos
Estudio prueba que las parejas gay son más felices Tienen lazos más fuertes ya que no buscan entrar en roles de género
“Love, Simon”: el amor gay adolescente La película está protagonizada por Nick Robinson y Josh Duhamel
Estudio: la orientación sexual es genética Se encontraron dos variantes de genes que al parecer están conectados con la orientación sexual

Tags: