Gay venezolano logra residencia en EU gracias a su matrimonio

gayPablo García, venezolano de 53 años de edad, ha logrado su residencia permanente (“green card”) gracias a su matrimonio con otro hombre, su pareja gay de origen puertorriqueño. Esto, luego de vivir 20 años como indocumentado.

Pablo fue beneficiario de la decisión del Departamento de Seguridad Nacional, que reconoce los cambios en las leyes estatales y federales, que protegen los derechos de las parejas homosexuales y que garantizan la equidad en temas como el de la migración.

La Agencia de Ciudadania y Servicios de Inmigración (USCIS, por sus siglas en inglés) fue instruida por Seguridad Nacional para aplicar las nuevas medidas.

Pablo García, residente en Nueva York, donde los derechos de las parejas gays son plenamente reconocidos, lamentó no poder ir al funeral de sus padres en Venezuela, quienes murieron en fechas separadas, por no contar con documentación legal en EU.

Hace 20 años, Pablo, quien es dramaturgo, llegó al barrio ElmhurstQueens, en NY. Ahí conoció a su actual marido, Santiago Ortiz, de 57 años de edad, puertorriqueño que trabajaba como profesor de psicología en escuelas públicas de NY.

Santiago no pudo apoyar a Pablo para que obtuviera reconocimiento legal hasta que aprobaron la ley deMatrimonio Igualitario en el estado de NY.

Aunque el matrimonio gay no es reconocido como tal a nivel federal, Pablo y Santiago demandaron la ley federal, junto con otras miles de parejas y lograron que reconocieran su derecho a residir legalmente como otras miembros de parejas heterosexuales “binacionales”.

Ahora las autoridades migratorias de EU está enviando las “green cards” por correo a estas parejas gays.

@SDP

Related Posts

“Love, Simon”: el amor gay adolescente La película está protagonizada por Nick Robinson y Josh Duhamel
Estudio: la orientación sexual es genética Se encontraron dos variantes de genes que al parecer están conectados con la orientación sexual
Los 5 besos gay más importantes de la TV Aquellos primeros besos entre dos hombres que a muchos han hecho estremecer
Starbucks: ¿parte de la agenda gay? ¿Por qué nos volvemos locos con que en su anuncio aparezcan dos mujeres de la mano? 

Tags: