Insulto homófobo al primer ministro belga ocasiona una admirable respuesta del Parlamento

De Bélgica nos llega una noticia que habla del odio hacia las personas LGTB, pero también de una sociedad civil fuerte que para en seco sus golpes. Un diputado independiente, Laurent Louis, insulta al primer ministro, Elio di Rupo, abiertamente gay, llamándole “pedófilo”. La reacción de los diputados es de sonora indignación y abandono masivo de la sala, además de una inmediata reprimenda del presidente de la Cámara.

Ha sido en el parlamento federal de Bélgica el jueves pasado, 27 de marzo, en la sesión plenaria de la Cámara de diputados. El diputado había realizado una pregunta al primer ministro sobre los costes de la visita de Obama. Tras la respuesta de Elio di Rupo, el diputado en cuestión se dirigió a él en los siguientes términos, “Merci monsieur le pédophile, monsieur le premier ministre” (“gracias, señor pedófilo, señor primer ministro”). Ante esto, el presidente de la cámara, André Flahaut, le llamó al orden. Además, la indignación en la cámara fue inmediata y general. Primero protestaron de manera sonora y a continuación casi todos los diputados abandonaron la sala, mientras, el diputado homófobo respondía con sorna “c’est bon, c’est bon” (“está bien, está bien”).

No es la primera vez que este diputado pronuncia graves insultos contra Elio di Rupo y otras personas. También ha desvelado pruebas del triste caso Dutroux, que conmocionó a Bélgica en los años 90. Ante ello, ya en diciembre pasado la Cámara le retiró al diputado la inmunidad parlamentariapara que pudiera ser juzgado por injurias. El juicio está programado para el próximo 8 de abril y Laurent Louis podría enfrentar una pena de prisión de entre 15 días y seis meses, así como una multa de hasta 1.800 euros.

En definitiva, una muestra preocupante y esperanzadora a la vez. Preocupante porque el odio homófobo subsiste hasta en sociedades avanzadas como la belga, segundo país del mundo en aprobar el matrimonio igualitario. Pero esperanzadora porque se ha visto que si la sociedad civil es fuerte y los valores democráticos están asentados, este odio se ve frenado en seco. No hay que aclarar qué hubiera podido ocurrir en otros países.

Os dejamos con el vídeo. El momento en que profiere el insulto homófobo ocurre en el minuto 0:30. Aunque está en francés, creemos que las imágenes y sonidos son elocuentes por sí mismos.

@DosManzanas

Related Posts

“Love, Simon”: el amor gay adolescente La película está protagonizada por Nick Robinson y Josh Duhamel
Estudio: la orientación sexual es genética Se encontraron dos variantes de genes que al parecer están conectados con la orientación sexual
Los 5 besos gay más importantes de la TV Aquellos primeros besos entre dos hombres que a muchos han hecho estremecer
Starbucks: ¿parte de la agenda gay? ¿Por qué nos volvemos locos con que en su anuncio aparezcan dos mujeres de la mano? 

Tags: