Putin escenifica un cambio de tono hacia la comunidad gay

114344_PolmicapordichosantigaydeanimadorenRusia_principalCambio de tono del presidente ruso, Vladimir Putin, respecto al colectivo LGTB. Seguramente movido por el aluvión de críticas internacionales a la legislación homófoba aprobada por el Parlamento ruso y las peticiones de boicot a los Juegos de Sochi, Putin se ha mostrado dispuesto a recibir a activistas LGTB e incluso ha admitido abiertamente la homosexualidad del compositor ruso Piotr Chaikosvki.“Chaikovski era gay, aunque no es cierto que no le amáramos por eso, pero era un gran músico y todos amamos su música”, ha afirmado.

Putin, que precisamente esta semana actúa de anfitrión de los líderes del G20 en San Petersburgo, ha negado que en su país exista discriminación homófoba y se ha esforzado por trasladar la idea de que los efectos de la legislación se limitan al ámbito de la información a menores. “Las personas con orientaciones no tradicionales de ninguna manera tienen disminuidos sus derechos, ni desde el punto de vista profesional, ni hablando de salarios, incluso, si ellos logran algunos éxitos en su vida creativa, en su trabajo, no se les disminuye nada desde el punto de vista del reconocimiento de sus resultados por el Estado, tengo en cuenta que se les otorgan por igual órdenes, condecoraciones, medallas. Ellos tienen absolutamente los mismos derechos que el resto de los ciudadanos”, ha declarado el presidente ruso.

Cualquier observador imparcial apreciará que las afirmaciones de Putin no son ciertas: la medida aprobada por el Parlamento ruso supone en la práctica que ni marchas del Orgullo, ni manifestaciones públicas, ni programas contra el acoso escolar, ni información sobre salud sexual, ni cualquier cuestión que un juez considere “propaganda homosexual” puede tener lugar en todo el estado ruso. Esta misma semana recogíamos, por ejemplo, la acusación contra Dmitry Isakov, un joven activista gay, de vulnerar la ley simplemente por haberse manifestado frente al ayuntamiento de su ciudad en defensa de sus derechos. Sin embargo, resulta imposible no ver en las declaraciones del presidente ruso la escenificación de un cambio de tono, probablemente relacionado con las múltiples peticiones de boicot a los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi de 2014. Y es que Putin ha asegurado a los periodistas que “se puede estar absolutamente seguro de que durante las celebración de grandes eventos deportivos, de los Juegos Olímpicos en particular, Rusia se regirá estrictamente por los principios del olimpismo, que no admite ningún tipo de discriminación, ni por nacionalidad, sexo o, como usted dijo, orientación sexual”.

Muy demostrativa de este cambio de tono es la alusión a la homosexualidad de Chaikovski (o Tchaikovsky), teniendo en cuenta que hace pocos días saltaba la noticia de que se eliminaría todo rastro de la misma en la película que sobre la vida del compositor se prepara en Rusia con financiación del propio estado.

Los activistas LGTB rusos parecen dispuestos a coger el guante de Putin. El más conocido, Nikolai Alekseev, ya ha expresado su deseo de reunirse con él y explicarle los efectos reales que sobre el colectivo LGTB tendrá la aplicación de una legislación que Putin parece considerar menor. Alekseev, por cierto, no parece tan interesado en reunirse con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que también se ha mostrado dispuesto a recibir durante su estancia en San Petersburgo a una delegación del colectivo LGTB ruso. Un Alekseev cuya vivienda fue precisamente registrada hace pocos días y del que algunos temen por su integridad física e incluso por su salud mental, después de una extraña sucesión de mensajes contradictorios supuestamente provenientes del activista.

@DosManzanas

Related Posts

Suburra de Netflix muestra un deseable personaje gay Spadino lucha con sus deseos sexuales reprimidos
Estudio prueba que las parejas gay son más felices Tienen lazos más fuertes ya que no buscan entrar en roles de género
“Love, Simon”: el amor gay adolescente La película está protagonizada por Nick Robinson y Josh Duhamel
Estudio: la orientación sexual es genética Se encontraron dos variantes de genes que al parecer están conectados con la orientación sexual

Tags: