Se celebraron matrimonios gay en una cárcel de México

De las 35 bodas celebradas hace unos días dentro de la penitenciaria Santa Martha Acatitla de la Ciudad de México, tres de ellas fueron matrimonios entre personas del mismo sexo.

Estas bodas formaron parte de la Campaña Colectiva de Matrimonios, Registros y Reconocimientos “Lazos en Reclusión 2014” que se llevó a cabo de la carcel de Santa Martha en Coordinación con el Registro Civil. Además de las 35 bodas se hicieron tres reconocimientos a hijos de internas.

28 de estas parejas se conocieron y enamoraron cuando ya estaban dentro de la carcel. Otra particulariedad es que es la primera vez que se llevan a cabo matrimonios entre personas del mismo sexo dentro del penal, permitidos ya que la cárcel está dentro del Distrito Federal, ciudad que sí reconoce y realiza matrimonios igualitarios.

Beatriz Azuzena Martinez, titular del juzgado 40 del Registro Civil, fue la encargada de celebrar los matrimonios. Entre los invitados de honor estaba Manuel Echeverría, director ejecutivo de Prevención y Reinserción social del gobierno del D.F; Héctor Maldonado San Germán director general del Registro Civil en la capital; José Ramón Amieva, consejero jurídico del gobierno; Antonio Hazael Ruiz, secretario del Sistema Penitenciario y Gloria María Hernández Gaona, encargada del penal de Santa Marta Acatitla.

De estos 35 parejas, 28 se conocieron y enamoraron cuando ya estaban dentro de la cárcel.

La jueza antes de oficializar la ceremonia expresó que era la primera vez que acudía a celebrar una boda en la cárcel en donde ya se podían casar hombres con hombres y mujeres con mujeres y añadió: “hay que recordar que la familia es la base de toda la sociedad y si esto se sigue fomentando, la familia va a seguir fuerte y se seguirá evitando que la sociedad continúe desintegrándose, además con esto se les reconocen sus derechos como personas normales, comunes y corrientes a pesar de estar en prisión”.

Las tres parejas de personas del mismo sexo aseguraron llevar una relación feliz y sin discriminación dentro de la cárcel. Una de las historias que se dio a conocer es la de Natasha y Maria Elena. Natasha de origen francés acusada de daños a la propiedad ajena y Maria Elena mexicana encarcelada por homicidio calificado. Se conocieron en cursos de superación personal que imparte el penal y ahora, cuatro años después, decidieron casarse.

Aquí dentro hemos soñado muchas cosas, nuestro amor se ha hecho más fuerte, nos sentimos cómodas sin nadie que nos señale. Afortunadamente estamos en la misma celda y eso hace que compartamos mucho tiempo juntas, ella escribe, yo doy clases y juntas intentaremos salir adelante, si sobrevivimos al encierro, afuera nuestro futuro será mejor” explicó Natasha.

Ya como esposas les queda otro reto y es sobrellevar los distintos tiempos de condena que aún les queda. Maria Elena dijo al respecto: “Ella sale en tres años, a mi me faltan otros 20, pero estamos buscando amparos para que la sentencia sea menor. El tiempo que estemos aquí la pasaremos juntas y ahora que oficialmente somos esposas nos espera una vida mejor, si ella sale antes o yo eso no será impedimento para que nuestro amor crezca”.

@cascara_amarga

Related Posts

¿Cuáles son los libros gay más leídos en México? Las obras gay tratan sobre la vida nocturna, movimientos artísticos y literarios, y cosas más profundas
Chile está a un paso de legalizar el matrimonio gay Las parejas del mismo sexo han podido realizar uniones civiles desde el 2015
Alemania podría legalizar el matrimonio gay Las uniones de parejas del mismo sexo son permitidas en Alemania, más no el matrimonio
Airbnb hace campaña a favor del matrimonio gay La campaña propone que los australianos lleven un anillo negro

Tags: