La polémica detrás de las terapias de conversión gay

Cuando Gabriel Arana estaba en el secundario, su madre, hurgando sin permiso entre sus correos electrónicos, encontró uno en el que confesaba sentir una atracción especial por un compañero de clase. Confirmó así lo que sabía “desde que eras pequeño”, según le dijo luego: que su hijo era gay. Al día siguiente, le dejó sobre